Compartir
Publicidad

La fidelidad de los autónomos

La fidelidad de los autónomos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

FRS Inmark realizó a finales de 2009 un sondeo entre pequeños comerciantes, profesionales liberales y autónomos en relación a su perfil como clientes de las entidades financieras. Un estudio para comprobar el comportamiento de 3,2 millones de personas físicas y jurídicas.

El informe desvela que casi un 60% de este tipo de clientes opera con una única entidad financiera. De media, los microempresarios mantienen relación con 1,56 entidades. En comparación, las empresas españolas (excluyendo las grandes multinacionales) trabaja con 2,71 bancos. "El comportamiento de la microempresa se parece en esto más al de los particulares que al de las pymes", reflexiona Miguel Saldaña, director de FRS.

Además, a la hora de buscar entidad, los autónomos y microempresarios piensan más con el corazón que con el bolsillo. Los motivos preferentes para decantarse por una u otra son la proximidad de la oficina (43,8%) y la costumbre (28,6%). Lejos puntúan la oferta económica (14,6%) o la calidad del servicio (12,7%).

Las reinas del segmento son las cajas. La Caixa, Caja Madrid, CAM y Bancaja figuran como la entidad exclusiva o preferente para cerca del 70% de los autónomos y microempresas a los que dan servicio. Los bancos, en contraste, sufren la promiscuidad financiera. Más del 40% de los clientes de Santander, Banco Popular, Banesto y Sabadell definen su relación con estas entidades como "secundaria".

Según el trabajo de FRS, apenas un 5,5% de estos clientes cambió de banco o caja en el último año, incluyendo las empresas que quebraron. Y de los que rompieron su relación, un 65% volcó su operativa en una entidad con la que ya trabajaba y el 35% restante buscó otro proveedor. "Es difícil arrebatar cuota a los rivales en el segmento de microempresas", valora Saldaña.

En el abandono manda la cartera. Un 48% de los microempresarios que dejaron su banco lo hicieron por las condiciones económicas. Es decir, por las comisiones, la falta de financiación o los préstamos demasiado caros.

Hasta aquí los números son claros y denotan la excesiva fidelidad de los autónomos y micro-pymes. Desde nuestro punto de vista este comportamiento es muy negativo. El hecho de trabajar exclusivamente con una sola entidad tiene muchos más inconvenientes que ventajas, sobre todo si tenemos en cuenta el "cariño" con que éstas tratan, últimamente a sus clientes.

Los problemas de la exclusividad son evidentes, no tener posibilidades de elección, dependemos siempre de la oferta de esta única entidad y no miramos si en otras hay mejor servicio, producto o condiciones. Pero el principal se viene cuando nos decidimos a cambiar de entidad, la entidad nueva no nos conoce de nada e incluso puede desconfiar de por qué te cambias.

Lo mejor para evitar esos casos es trabajar con dos o, incluso, tres entidades. Podremos manejar las condiciones de cada una, generaremos competencia entre ellas y podremos elegir en cada momento lo que más nos interese de cada una. El inconveniente es que tendremos que hacer una labor de control más exahustiva pero si revierte en nuestro beneficio, habrá que hacerla.

Vía | 5 días
En Pymes y Autónomos | El banco no me abre cuenta

Imagen | Jeronimo Palacios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos