Publicidad

Unos gastos de representación mal gestionados son como una tubería rota

Unos gastos de representación mal gestionados son como una tubería rota
Sin comentarios

Publicidad

La partida de gastos de representación acaparan un porcentaje importante dentro del presupuesto de acciones comerciales y de marketing, y como todo gasto debemos precisar en su eficiencia para que al final no se traduzca en algo sin sentido y accesorio.

Para ello, debemos alcanzar un equilibrio, evitando emprender acciones desmesuradas, no acordes con el fruto de la relación comercial que podemos tener con un determinado cliente o proveedor. Por poner un ejemplo, no tendría ningún sentido gastar en una comida de representación ante potenciales clientes a la hora de vender una App.

Algunas empresas en épocas de bonanza han llevado acciones de este tipo con gran furor, pero a la hora de los resultados no salieron mal paradas porque las ventas y los margenes acompañaban, pero en estos tiempos que corren la situación es muy distinta.

Con ello no quiero decir que debamos descartar este tipo de gastos, pero sí animarles a que tengan la mesura suficiente como para que estructuras de este tipo puedan acabar con nuestra liquidez y llenarnos de clientes 'interesados'.

En Pymes y Autónomos | Bajar los precios es un arma peligrosa para revitalizar las ventas
Imagen | gobiernodeaguascalientes

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir