He intentado descargar e instalar el certificado digital utilizando el DNIe y al final me ha tenido que ayudar un informático

He intentado descargar e instalar el certificado digital utilizando el DNIe y al final me ha tenido que ayudar un informático
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La administración electrónica tendría que ser accesible, fácil y sencilla de utilizar para todos los ciudadanos. Más todavía para aquellos que están obligados a tramitar de forma telemática con la administración. Algo que debería ser tan sencillo como solicitar e instalar un certificado digital de persona física se convierte en una completa carrera de obstáculos. Tanto como para acabar desesperándose y pidiendo ayuda a un profesional.

Partimos de la siguiente premisa, un grupo de autónomos me piden consejo sobre cómo obtener el certificado digital de forma rápida. Mi consejo, utilizar el DNIe, ya que tenéis un certificado y una comisaría cerca de su negocio. Aquí ningún problema, todos pudieron ver sus certificados electrónicos del DNIe y cambiar su contraseña.

Solicitar el certificado de software con el DNIe

El siguiente paso tenía que ser coser y cantar. Yo les facilité un lector de tarjetas criptográficas e instrucciones de qué debían instalar y en qué orden para que todo funcionara correctamente:

  • Última versión de Java, el paso más sencillo, ya que bastaba una simple búsqueda en Internet para descargar e instalar.
  • Autofirm@, aquí ya la cosa se complica, porque se descarga un archivo comprimido y de los cuatro autónomos que iban a realizar el trámite, dos ya tuvieron problemas para instalarlo.
  • Configurador de la FNMT para realizar la solicitud y que nos prepara el navegador para que todo funcione a la primera.
  • El lector del DNIe, que en principio bastaba con conectarlo al ordenador para que funcione. Uno de los autónomos que utilizaba Mac no pudo utilizarlo directamente y aquí acabó su trámite.
Instalable Fnmt


Una cosa es cómo suena la música y otra tocar nosotros el instrumento

Porque el principal problema es que lo que puede parecer sencillo para muchos desarrolladores o informáticos, se convierte en una barrera de acceso imposible de sortear para el usuario común. Nunca sale todo como en el tutorial que hemos visto en internet.

En este caso ocurrió lo mismo. El primero de los autónomos al comenzar el proceso de solicitud de certificado con DNIe, se caducó por tiempo la página mientras completaba los datos. El resultado es que entró en bucle y al no cerrar el navegador o utilizar otro era incapaz de seguir adelante.

Utilizando otro navegador pudo completar el proceso de registro, pero al ir a firmar no enlazaba correctamente con Autofirm@. Es aquí donde tuvo que pedirme ayuda y tras reinstalar la aplicación se pudo completar el proceso.

Al segundo autónomo se le llegó a bloquear el DNIe tras poner su PIN en tres ocasiones de forma errónea. A veces, establecer una contraseña larga y complicada juega en nuestra contra. Es la eterna lucha entre usabilidad y seguridad.

Dni Pin

El último de los autónomos logró completar todo el proceso, aunque con algo de ayuda por mi parte. Tras completar datos y firmar, establecer la contraseña para el certificado que se iba a generar y recibir casi al instante el correo electrónico con el código para su descarga, tocaba la segunda parte, la instalación en su ordenador.

Tras acudir de nuevo a la página de la FNMT, introducir nuestro número de DNI y el código que nos había llegado, solicita la contraseña que creamos para generar el certificado. Tras introducirla y tras unos momentos de incertidumbre por fin se instala el certificado y el proceso concluye de forma satisfactoria. Como opción extra nos ofrece hacer una copia de seguridad del certificado.

La realidad es que como luego me confesaron, si no tienen a alguien que les guíe en el proceso, algo que no debería llevar más de 10 minutos se puede convertir en una odisea. Hay muchos pasos intermedios, muchas dudas y sobre todo, muchos momentos en el que si nos atascamos, es como entrar en las arenas movedizas de la administración, muy complicado o casi imposible salir solos.

Esto debería hacer reflexionar a la propia administración. Es necesario que todo el proceso sea más sencillo, más intuitivo y sobre todo tener más medios de soporte a disposición de ciudadanos y empresas. Un pequeño paso adelante es el caso de Cl@ve, donde el alta es posible hacerla a través de videoconferencia. Pero estamos un poco en las mismas, hay usuarios que no tienen la soltura técnica necesaria para completar el proceso.

Temas
Inicio