Publicidad

Cómo convivir con el compañero parásito que se aprovecha de tu trabajo

Cómo convivir con el compañero parásito que se aprovecha de tu trabajo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Uno de los problemas que pueden sufrir los empleados en la empresa es que algún colega se intente aprovechar se su esfuerzo. Esto ocurre cuando tenemos que convivir con el compañero parásito que se aprovecha de tu trabajo. Esto provoca una situación muy incómoda que muchas veces es difícil de gestionar.

En algunos casos se trata incluso de amigos, que incluso nos han ayudado a conseguir el puesto de trabajo. Por eso es muy complicado decirles que se están aprovechando de nosotros o decir que no cuando nos pasan una tarea que no les agrada. El problema es que no se trata de un hoy por ti y mañana por mi, sino que siempre va en una misma dirección.

Una de sus especialidades es evitar las tareas complicadas, que inevitablemente van cayendo en nuestra mesa de forma regular. A veces lo tenemos tan asimilado que no hace falta ni que nos lo pidan, directamente nos ocupamos nosotros de ella. Al fin y al cabo sabemos que si esperamos acabará en nuestra lista de tareas pendientes.

Otro de los aspectos que suelen ir creando mal ambiente entre nosotros es el absentismo laboral, ya sea total, porque tengan que faltar un día por causas más o menos peregrinas, o porque durante su jornada laboral dediquen espacios de tiempo a tareas personales, mirar sus redes sociales, etc.

El principal problema está en que estas cuestiones muchas veces quedan entre compañeros, pero no las ve o no le importan en exceso al responsable del equipo o al jefe. Mientras el trabajo salga adelante no parece que sea un problema, pero mientras unos van sobrecargados, otros se están dando mus y a la larga no es una situación sostenible.

La única forma de resolverlo es hablar con ellos, incluso aunque esto signifique un enfado puntual. Si dejamos que se aprovechen de nosotros de forma habitual llegará un momento en el que se explotará o simplemente cambiaremos de empresa. En muchos casos su desidia se debe a una falta de motivación. Son los responsables los que tienen que tratar este asunto para que recuperen la ilusión por su trabajo y valoren las ventajas de trabajar en esta organización.

Imagen | rawpixel

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir