Publicidad

Cómo convivir con ese compañero de trabajo que no soportas

Cómo convivir con ese compañero de trabajo que no soportas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Trabajo, bendito lugar donde pasamos más horas que con la familia gracias a ese mal de nuestro país, llamado presentismo. A veces, hay suerte y coincides con un grupo de hombres y mujeres que acuden al mismo lugar que tú para realizar su trabajo y son amables. No buscan tu amistad pero sí son buenos compañeros.

¿Pero qué ocurre con ese ser que parece sacado de la serie The Office al que le gusta llamar la atención y enterarse de cada pequeño detalle de tu vida personal? Hay que armarse de paciencia y buscar todos los recursos posibles para aguantar a ese ser que no soportas pero está a medio metro de ti a diario.

The Office, una excelente cantera de estereotipos

Hace poco he descubierto la serie The Office aunque sé que se empezó a emitir hace años y además es una adaptación de la versión británica. Si la conoces seguro que has pensado en el mismo protagonista: Dwight Schrute, el vendedor más excéntrico y agresivo de la empresa de distribución de papel.

Si no has visto la serie, como yo hasta hace una semana, no te preocupes, es ése que está en tu trabajo y siempre parece malhumorado, no suele ser muy respetuoso con los demás, y se cree con derecho a preguntarte cómo te va en tu relación sentimental, o cómo les va a tus hijos en los estudios. Y nunca porque sienta un interés real.

Tolerar es la palabra mágica

La gran mayoría de psicólogos suelen aconsejar que no pases mucho tiempo con una persona con la que no congenias. La verdad es que cuando hablamos de ambientes laborales, no es cuestión de coger tu mesa y moverla de sitio para no verle la cara al compañero que te saca de quicio.

Si él no demuestra madurez, te toca a ti sacar el lado más comprensivo y tolerante ante alguien que te pone a prueba a diario.

El humor es un buen recurso y es lo que emplea su compañero más cercano, un chico joven que gracias al sarcasmo y a la creencia de que no va a seguir como vendedor en ese trabajo, suelta perlas de este tipo:

"Si avanzo más alto, esta sería mi carrera. Y si esto fuera mi carrera, tendría que tirarme delante de un tren."

Pero no todos somos en la vida real tan ocurrentes ni tenemos guionistas que nos acompañen al trabajo a diario, aunque sería una gran idea. Por lo que la resignación, sentir algo de compasión por ese ser humano que has de soportar a diario, será la única salida.

Buscar algo que os una, aunque sea encontrar una aguja en un pajar

Hasta las personas con gustos más dispares, tienen algo en común. Normalmente una afición que suele tener la gran mayoría: fútbol, algún otro deporte y cuestiones similares.

Puede ser una gran baza para sacarlo como tema de conversación cuando éste trate de inmiscuirse en nuestras vidas o tenga un comportamiento excéntrico y que no ponga de los nervios.Y paciencia, toneladas de paciencia hasta el día que lo despidan o nos trasladen o si hay suerte, encontremos otro empleo mejor.

Imagen|Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir