Publicidad

No, el principal motivo por el que los autónomos cierran no es la falta de demanda, sino los elevados impuestos y cotizaciones

No, el principal motivo por el que los autónomos cierran no es la falta de demanda, sino los elevados impuestos y cotizaciones
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Existe una corriente de pensamiento que continuamente está determinando qué es lo que le preocupa a los autónomos. Sobre ella se construye un argumento que viene a afirmar que la única forma a través de la cual los negocios podrían sobrevivir y salir adelante es si aumentase su demanda, como acicate para elevar los impuestos y el gasto público.

Nada más lejos de la realidad. La mayoría de barómetros y estudios realizados hasta la fecha creen que la demanda en sí es un problema para todas las empresas, pero residual, al menos si lo comparamos con otros factores. Existen otros motivos económicos de mayor calado por los que los autónomos se dan de baja de su actividad.

Por ejemplo, según el último Estudio Nacional del Autónomo, realizado por Infoautónomos y la Universidad de Granada, más de la mitad de los autónomos (el 51,6%) se ha visto obligado a darse de baja porque el pago de la cuota era insostenible. Pero no acaba aquí la cosa, porque el 27,4% de los encuestados creen que paga impuestos muy elevados.

Es decir, casi 4 de cada 5 autónomos afirman que la culpa de que su negocio fracase es por culpa de los elevados costes que están obligados a abonar a la Administración. Solo en un 20% de los casos, los motivos para el cierre están relacionados con la falta de demanda o con la morosidad.

La tarifa plana ha supuesto un impulso y alivio económico relativo para los autónomos, y una forma de consolidar su negocio durante el tiempo de disfrute de la misma. En concreto, menos de 2 de cada 10 autónomos cierran los dos primeros años de actividad, justo cuando la cotización a la Seguridad Social tiene una cuota reducida. A partir de ese momento, el trabajador paga, como mínimo, 283,32 € todos los meses con independencia de sus ingresos.

Además, casi el 80% de los trabajadores autónomos cotizan por la base mínima, a pesar de conocer los efectos negativos sobre su pensión y el resto de coberturas sociales. Esta circunstancia no es provocada por el desconocimiento o la dejadez, sino por necesidad. Los trabajadores no pueden hacer frente a una cuota más alta.

Su declaración media en 2016 fue de 10.073 euros durante 2016, casi 1.500 euros menos de lo que ganaban antes de la crisis financiera, según los últimos datos difundidos por la Agencia Tributaria, y la cuota de autónomos se lleva más de un tercio de la totalidad de esta renta.

Por eso, los autónomos claman por un acuerdo de estado que incluya una reforma del RETA para acercar los ingresos a las cotizaciones de los trabajadores. Pero visto lo visto, está más lejos que nunca de hacerse realidad.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir