Publicidad

Mi empresa tiene que ser seria... hasta para cobrar

Mi empresa tiene que ser seria... hasta para cobrar
2 comentarios

Publicidad


En este post, se ha abierto un debate curioso en donde un lector afirma que en su empresa se tienen unas políticas comerciales muy flexibles y que no existen unos plazos más o menos estipulados de cobro.

Se sustenta en que los clientes no cumplen los plazos de pago marcados en un principio, además de una descripción de negocio con flujos de caja eminentemente negativos. Simple esta empresa paga a sus proveedores a contado y cobra con plazos comprendidos desde 90 días a “ya te pagaré”. Esta política comercial hunde a cualquier empresa.

En principio, ser tan flexible lleva aparejado soportar unos gastos financieros muy importantes, disminuyendo la rentabilidad de la empresa en porcentajes nada despreciables. Por otra parte, cuando el banco decida dejar de ser mi socio y que se acabó la póliza de crédito, la empresa va al cierre directo si los propietarios no tienen los fondos propios para financiar su circulante.

Esto nos lleva a una conclusión clara. Tenemos que endurecer nuestras políticas de cobro y exigir la misma seriedad que se exige en la calidad, plazos de entrega de nuestros productos y servicio postventa.

La pyme tiene un cierto problema de servilismo al cliente en este aspecto y tolera lo intolerable a la hora de cobrar. Un cliente no es cliente hasta que paga y el pago es un punto vital dentro de la relación comercial.

Cuando nos disponemos a formalizar una venta, tenemos que especificar claramente en qué plazos vamos a cobrar y no podemos admitir por norma demoras en los pagos fijados. Sé que el miedo a disminuir ventas es importante, pero más vale vender menos y ganar más que vender mucho y tener que cerrar en el momento que las cuentas no nos salgan.

Imagen | viguirom
En Pymes y Autónomos | Las pólizas de crédito en cuenta corriente

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir