Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Cuál es la diferencia entre liquidez y solvencia?

¿Cuál es la diferencia entre liquidez y solvencia?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la hora de valorar el desempeño económico de una empresa, aparecen diversos ratios o medidas a tener en cuenta. Sin embargo, ninguno de ellos refleja de manera tan fiel y precisa el estado económico y financiero de la empresa como la liquidez y solvencia de la misma.

Si bien son dos criterios que en muchas ocasiones van de la mano, es conveniente diferenciarlos para no caer en errores que nos conduzcan a tomar decisiones financieras equivocadas, ya que tienen connotaciones totalmente diferentes y, en algunos casos, incluso contrapuestas.

Por un lado, la liquidez es la cualidad que tienen los activos que figuran en el balance de nuestra empresa de convertirse en dinero de forma fácil. El dinero es el activo más líquido que toda empresa posee, puesto que ya proporciona liquidez por sí mismo. En el otro extremo se sitúan las propiedades inmobiliarias, los vehículos, mobiliario y, en general, la mayoría del activo fijo de la empresa ya que, aunque siempre podemos liquidarlo con mayor o menor pérdida de valor, no aportan dinero de forma inmediata.

Por otra parte, la solvencia es la capacidad de un individuo o empresa para atender sus compromisos de pago con los acreedores, es decir, sus deudas. Cuanta más capacidad de pago posea, más solvente será. Una empresa no es solvente cuando sus activos no son suficientes para respaldar sus pasivos.

Si bien son dos conceptos diferentes, en muchas ocasiones se suelen relacionar, argumentando que una mayor liquidez proporciona una mayor capacidad de pago y, por tanto, una mayor solvencia. El argumento parece razonable: cuanta más dinero líquido posea, mejor podré atender mis compromisos de pago. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así.

Por una parte, el deudor puede atender sus compromisos de pago si tiene patrimonio suficiente con el qué responder, aunque no tenga ni un solo euro en sus cuentas bancarias. Cualquier entidad financiera se mostraría predispuesta a prestar el dinero que necesite ya que el patrimonio poseído servirá como garantía, debido a que podrá ser ejecutada en caso de incumplimiento del contrato. Es decir, la falta de liquidez no tiene por qué indicar falta de solvencia.

Por otro lado, una elevada liquidez no tiene por qué ser sinónimo de una elevada solvencia. Si nuestra empresa refleja un saldo de tesorería de 3 millones de euros sin ningún otro activo en el balance y vamos a solicitar un préstamo al banco de 5 millones de euros, seguramente éste no se fiará de nosotros y acabe por no otorgarlo.

En realidad, ambas magnitudes reflejan la capacidad de pago de la empresa. La liquidez, como capacidad de pago a corto plazo, es decir, los compromisos más inmediatos; y la solvencia, la capacidad para atender los compromisos de pago a largo plazo. Ambas magnitudes deben ser ponderadas en su justa medida y ninguna debe descuidarse ya que, en caso de que ésto ocurra, la empresa puede comenzar a atravesar problemas financieros muy complicados.

Imagen | schoschie

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos