Compartir
Publicidad

Cómo pasar de 100 a 3

Cómo pasar de 100 a 3
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la actualidad el Ministerio de Trabajo dispone de un registro con un centenar de perfiles de trabajadores que se benefician de incentivos fiscales para estimular su contratación. La simplificación de este registro es el objetivo prioritario en el diálogo social (patronal, sindicatos y Gobierno).

En la actualidad uno de los colectivos más perjudicados por el desempleo es el de los jóvenes, ya que el 40% se encuentra sin empleo, la reorientación de los recursos para bonificar su contratación es bastante complicada, por dos razones fundamentales:

  • Por una parte, de los 2.850 millones de euros presupuestados para subvencionar la contratación indefinida, sólo 292 millones están disponible para su reorganización inmediata, el resto está comprometido en las rebajas de cuotas que los empresarios están recibiendo por haber contratado bajo algún tipo de incentivo y deben respetarse hasta que expire el periodo de bonificación, desde un año al total de la vigencia del contrato.

  • Por otra, los 2.558 millones restantes están comprometidos a las bonificaciones que se aplican desde 2006 (entre 500 y 3.200 euros anuales). Este sistema sirve para bonificar a la práctica totalidad de colectivos de trabajadores, exceptuando a los varones de entre 30 y 45 años de edad. El objetivo que se está negociando es un modelo de incentivos aplicable unicamente a jóvenes, discapacitados y mujeres maltratadas.

Este panorama complicado per se se enturbia aún más por el déficit presupuestario, por lo que la única salida disponible es que las comunidades autónomas completen las bonificaciones aplicando parte de los 3.072 millones de euros que han recibido para políticas de activas de empleo, lo que implica que en gran parte el éxito de la reforma laboral dependerá de la actitud de las comunidades autónomas.

Poniéndome en la piel de un empresario mediano que por la coyuntura decidiese contratar a un trabajador y la bonificación fuese un factor determinante (considero que es influyente no determinante), con la situación actual de tanta prolijidad de contratos bonificados, me vería obligado a recurrir a un especialista en temas laborales, la otra opción sería recurrir a una oficina del INEM a que me informasen, de la cual me reservo la opinión porque remitiéndome a mi experiencia jamás he logrado una respuesta clarificadora a cualquiera de las consultas realizadas. Esperemos que en breve se alcance un acuerdo y se simplifiquen las bonificaciones a la contratación ya que, sin lugar a dudas, todos saldremos beneficiados, tanto trabajadores como empresarios.

En Pymes y Autónomos | Primera propuesta seria de reforma del mercado laboral Imagen | Orvalrochefort

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio