Compartir
Publicidad

¿Y si la depreciación del euro no fuese tan buena para las pymes españolas?

¿Y si la depreciación del euro no fuese tan buena para las pymes españolas?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los medios de comunicación nos están vendiendo la depreciación del euro como una noticia positiva que debería servir para mejorar la competitividad de la economía española. Y tienen razón. El precio relativo de los productos comercializados por las empresas se reduce en el exterior, lo que puede propiciar un aumento de las ventas y, por tanto, de la situación económica de las compañías europeas.

Pese a esta evidencia, de nada sirve que el precio de los productos comercializados se reduzcan comparativamente si éstos no se comercializan en el exterior, en una moneda diferente a la nuestra. Y esto es precisamente lo que ocurre en España: ni todas las pequeñas empresas exportan, y de las que lo hacen, muchas dirigen su mercancía hacia países de la zona euro.

En la actualidad, poco más de 150.000 de empresas en España exportan sus productos al exterior. Este número supone menos del 3% del total de empresas que actualmente están constituidas en España, más de 5 millones. Si a ello le añadimos que algo más del 70% de las exportaciones van dirigidas a países perteneciente a la zona euro, el número de empresas que saldrán beneficiadas con la depreciación del euro es prácticamente testimonial.

Bien es cierto que algunos sectores como el del turismo obtendrán un gran beneficio por un euro más barato con independencia del número de empresas exportadoras. Los turistas extranjeros demandarán euros para venir a España, obteniendo una mayor cantidad de la moneda europea al cambiarla por su divisa nacional, incrementando las ventas de las empresas turísticas españolas y provocando un efecto arrastre sobre otros sectores de la economía, como la hostelería o el comercio.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la energía importada se encarecerá. En un país como España con una tasa de dependencia energética en torno al 75%, la necesidad de importar energía a diario es una constante en el panorama económico español. Una de las fuentes principales de energía es, precisamente, el petróleo cuyo precio se ha reducido de forma notable en los últimos meses en los últimos meses y que, pese a ello, no ha trasladado esta rebaja al precio del consumidor final.

En definitiva, la depreciación del euro puede tener más de noticia irrelevante que de beneficiosa para las empresas españolas, en especial, las más pequeñas y no digamos ya las empresas unilocalizadas o microempresas. Y si no, pregúntenle al dueño del bar de la esquina, a ver qué opina.

En Pymes y Autónomos | La devaluación del euro no está teniendo la eficacia esperada en España Imagen | Skley

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio