Compartir
Publicidad

Las pymes, las más perjudicadas por las continuas subidas de la electricidad

Las pymes, las más perjudicadas por las continuas subidas de la electricidad
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En España, la luz cuesta a precio de oro. A día de hoy, España es tercer el país con el coste energético más alto de toda Europa, solo superados por países insulares como Malta o Chipre, cuando hace tan solo seis años estaba prácticamente en la media de la Unión Europea. Además, tenemos el dudoso honor de ser el país europeo donde más ha crecido el coste de la luz en los últimos cinco años, un 63,5%.

A raíz de la subasta del pasado Jueves 19 de Diciembre, en la cual el precio de la luz se desbocó con la consecuente subida de la luz de un 11% a partir del 1 de Enero de 2014 y que el Gobierno, a instancias de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, anuló, de nuevo se ha vuelto a reabrir el debate sobre nuestro modelo energético, el cual está lastrando profundamente la competitividad de las pymes.

Y es que, a pesar de que el precio de la luz es completamente inaceptable desde el punto de vista de los hogares, quienes más sufren los aumentos en el precio de la luz son las pymes. Hoy por hoy, los clientes con consumos de entre 20 megavatios hora y 500 megavatios hora (pequeñas y medianas empresas) están pagando la luz en España por encima de 0,18 euros el kilovatio hora, más que lo que pagan los domésticos.De hecho, las tarifas finales de la electricidad para una pequeña empresa que contrate una potencia inferior a 20 megavatios (MWh) son ya en España de los más caros de Europa. Se sitúan en 234 euros, lo que queda por debajo sólo de Alemania e Italia.

El daño a las empresas es evidente. Para las pymes, que componen la mayor parte del tejido empresarial español, el ajuste de cuentas que, desde el año 2002 está realizando el Gobierno con las eléctricas, ha llevado las facturas a límites que se comerán parte de los ahorros que se han podido generar por la rebaja en los costes salariales o del precio de los proveedores.

En un país donde la demanda interna está desplomada y la única salida para muchas empresas pasa por las exportaciones, el precio de la energía supone un problema real que lastra su competitividad y que supone tanto mayor daño cuanto mayor sea el peso de la factura de la luz en el negocio, además de provocar una falta de previsión a medio plazo sobre cuáles serán esos precios para calcular tu producción y el retorno que las empresas pueden obtener.

En Pymes y Autónomos | El precio de la electricidad, un lastre para la competitividad de las empresas Imagen | geralt

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio