Compartir
Publicidad

¿Inmigración cualificada? ¿O fuga de cerebros?

¿Inmigración cualificada? ¿O fuga de cerebros?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Comisión Europea ha decidido impulsar la creación de una Tarjeta Azul similar a la Tarjeta Verde estadounidense, destinada a ciudadanos extracomunitarios que tengan un contrato de trabajo de más de dos años y una remuneración de al menos tres veces el salario mínimo interprofesional del país de destino.

Esta tarjeta les facilitará, entre otras cosas, movilidad total dentro de la Unión (me viene a la memoria los Acuerdos de Schengen), y persigue regular la inmigración legal y combatir la ilegal.

Esta medida, muy positiva en cierto modo, tiene su lado oscuro: ¿alienta la Union, aun de forma velada, la fuga de cerebros? Desde la Comisión se afirma que en ningún caso se busca con esta medida incentivar la fuga de cerebros, pero sin embargo, esto es un riesgo que está ahí.

Hace unos años en España se abrió el debate sobre si el trabajador cualificado era reconocido, tratado y retribuido consecuentemente en el país, habida cuenta de algún sonado investigador que decidió seguir su camino lejos de nuestras fronteras.

La conclusión a la que se llegó cae por su peso: de ser así, la oferta para abandonar el país debió de ser demasiado suculenta. Y no fue el caso. Simplemente en el extranjero obtuvo unos medios y una retribución que la empresa española no está en general dispuesta a asumir.

Un dato significativo lo encontramos en la página 9 de la revista Emprendedores (num.125):

18.000 millones de euros dejó de ingresar Alemania en 2006 por la falta de mano de obra cualificada. En ese año no se cubrieron 73.000 plazas de científicos e ingenieros.

Los beneficios que pueden llegar a generar en la empresa un empleado cualificado, en la gran mayoría de los casos van a compensar la inversión económica que su contratación va a suponer a la empresa.

A pesar de los aspectos negativos que pueda tener la implantación de esta tarjeta, creo que es una medida que puede favorecer la competencia y premiar de alguna manera a todos aquellos trabajadores que aun habiendo realizado un increíble esfuerzo por alcanzar las más altas cualificaciones, pueden encontrarse encerrados en un mercado laboral hostil y sin futuro. Esta tarjeta les brindará la posibilidad de ver su esfuerzo recompensado.

Y vosotros, empresarios ¿qué creéis de la medida? ¿Os parece positiva o negativa? ¿Sois conscientes del potencial y calidad de vuestros empleados cualificados? ¿Creéis que los cuidáis suficientemente o que deberíais hacer algún esfuerzo por mejorar su situación, para evitar perderlos, y que desarrollen su potencial en alguna empresa de vuestra competencia?

Vía | Deia.com Más en Pymes y Autónomos | Contrata al empleado adecuado (y hazlo feliz) Imagen | Sukoudo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio