España se encuentra a la cola de la OCDE en trabajadores mayores de 55 años

España se encuentra a la cola de la OCDE en trabajadores mayores de 55 años
1 comentario

Ayer vimos en los medios de comunicación al dueño de un pequeño negocio que sólo contrataba a mayores de 55 años. Este gesto por parte de un autónomo se convirtió en noticia porque a partir de los 50 años, las personas se vuelven invisibles en el mercado laboral.

España se encuentra a la cola de empleabilidad en personas mayores de 55 años entre los países de la OCDE.

Del desempleo a la jubilación para los trabajadores de más de 55 años

El 45% de las personas desempleadas mayores de 55 años cree que no encontrará trabajo y que pasará, directamente, del desempleo a la jubilación, así lo recoge un informe elaborado por Adecco.

La fuerza laboral sénior ha adquirido una importancia estratégica, teniendo en cuenta que España envejece a un ritmo imparable. Sin embargo, se produce una contradicción: las personas mayores de 55 años siguen encontrando barreras mayúsculas en el proceso de búsqueda de empleo.

La formación como elemento clave para encontrar trabajo

A pesar de que el ánimo decaiga a medida que pasan los años sin encontrar trabajo, el nuevo mercado laboral exige aprendizaje permanente y una apertura hacia nuevas fórmulas de búsqueda de empleo.

En Linkedin, ya no sólo encontramos perfiles de profesionales muy concretos, cualquier persona con ganas de dar a conocer su caso, encuentra en esta plataforma un lugar donde exponer su situación y encontrar un empleo.

Ya no basta con enviar un currículum a los portales que ofrecen las mismas ofertas. En una ocasión hablamos de un trabajador del sector de la limpieza que, durante años creó su marca personal en esta red profesional, a base de contar su caso y a día de hoy ayuda a otros a dar visibilidad a su situación de desempleo.

Profesionales séniores: una valiosa fuerza laboral en crecimiento

Actualmente, las personas trabajadoras en España tienen una edad media de 43 años y las previsiones apuntan a que esta cifra irá en aumento. El imparable envejecimiento de la población es el principal responsable de esta tendencia: según proyecciones del INE, para 2028 se prevé que la media de edad de la población activa en España supere los 50 años.

Por su parte, la proporción de personas que buscan trabajo también tiene un rostro cada vez más sénior: si en 2013 el 9% de los desempleados superaba los 55 años, hoy esta cifra alcanza el 18,1% (564 900 desempleados de 55 años y más de un total de 3.127.800).

Razones de un trabajador sénior para encontrar empleo urgente

  • Cobertura gastos básicos inmediatos. Esta es la principal preocupación para el 92% de los encuestados. El desempleo conduce a dificultades financieras y somete a un gran estrés económico a las personas que superan los 55 años, teniendo en cuenta la mayor tendencia al desempleo de larga duración.
  • Proximidad a la jubilación. El 63% de los desempleados mayores de 55 años teme no poder acumular las cotizaciones necesarias para alcanzar una pensión adecuada o para cumplir con los requisitos de tiempo de cotización establecidos por la Seguridad Social.
  • Autoestima y sentido de propósito. El trabajo no solo es una fuente de ingresos, sino que proporciona un sentimiento de autoestima y de propósito. En el caso de las personas mayores de 55 años en desempleo, especialmente si éste es de larga duración, necesitan recuperar esa sensación de valía personal y el 52% ve en el empleo un instrumento para alcanzar esta autorrealización.
  • Salud mental. El 45% de las personas encuestadas destaca los efectos psicológicos del desempleo, que puede conducir a situaciones de depresión, ansiedad o aislamiento social.
  • Responsabilidad financiera hacia familiares dependientes. El 25% de las personas sénior en desempleo alega tener hijos, padres u otros familiares que dependen económicamente de sus ingresos, o a los que necesita ayudar para cubrir gastos como la vivienda, la alimentación, la educación o la atención médica y/o asistencia. Este último aspecto es especialmente importante, teniendo en cuenta que cada vez más personas mayores de 55 años tienen padres y madres en situación de dependencia, que requieren cuidados adicionales.
Temas
Comentarios cerrados
Inicio