Compartir
Publicidad
Publicidad

Despedido por hacer horas extras sin cobrar, el mundo al revés

Despedido por hacer horas extras sin cobrar, el mundo al revés
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hacer horas extra en muchas empresas sin recibir remuneración a cambio es algo más que habitual en muchas empresas. Más en momentos como el actual, donde las tasas de paro son todavía muy elevadas y los trabajadores tienen muy presente la reciente crisis económica. Por eso llama la atención la noticia de un trabajador despedido por hacer horas extras sin cobrar.

Se trata de la empresa LIDL, la que ha decidido sancionar por incumplimientos laborales muy graves al trabajador y como consecuencia despedirlo. El trabajador accedía al centro de trabajo antes de la hora y se ponía a realizar sus tareas sin fichar ni quedar registrado. De esta forma se rompe la norma de la empresa de que cada minuto que se trabaja se paga.* Rara avis en estos días que corren en el mercado laboral.

El empleado ha llevado a la empresa a los Tribunales ya que piensa que su despido es improcedente y ha pedido su readmisión. Además alega que la falta cometida en todo caso era en beneficio de la empresa, no en el suyo propio. Esto choca con las presiones que alegaba sufrir para cumplir con la cifra de ventas establecida.

Es curioso ya que no son pocas las empresas donde los objetivos de ventas se consiguen a base de echar horas, no porque alguien sea mejor o peor vendedor. En muchas de ellas lo único que importa es cumplir con los objetivos, no la productividad de cada trabajador. Luego son los empleados los que valoran si hacen más horas o si les sale o no rentable.

Porque la realidad es que cuando echas cuentas si los objetivos no son realmente jugosos no compensa realizar horas extras que no se cobran como tales solo para alcanzar la cifra fijada. Aunque se hagan de forma voluntaria la empresa carga con una imagen de explotación de los empleados poco edificante. Conozco algunos casos de jornadas de 70 u 80 horas semanales para logra objetivos, que no constan en ningún lado, que no cotizan como tales.

Si además el trabajador sufre durante las mismas un accidente laboral existirá un grave problema. Sobre todo porque se supone que no consta en ningún lado que deba estar trabajando. Esta es una de las razones por las que inspección de trabajo era partidaria de llevar un registro de horas para todos los empleados.

Por último me llama la atención la reacción de muchos trabajadores, que ven con normalidad hacer más horas de las estipuladas sin cobrar. No es extraño encontrarse empresas donde la norma es se trabaja hasta que se finaliza la tarea, aquí no hay hora de salida, etc. Por no hablar del presentismo, aunque no sea más que postureo laboral, muy habitual en el entorno laboral. Si todas las empresas actuaran como el caso que nos ocupa, las cifras del paro iban a dispararse.

En Pymes y Autónomos | Dos de cada cinco empleados hacen más de ocho horas extras semanales

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio