Los datos avalan que los salarios no son responsables de la inflación y por eso es imprescindible el pacto de rentas

Los datos avalan que los salarios no son responsables de la inflación y por eso es imprescindible el pacto de rentas
Sin comentarios

Según los datos de Eurostat el amento de los costes laborales por hora en la eurozona se sitúan en el 4% y un 4,4% en el conjunto de la Unión Europea. Si miramos a España, el coste por hora de los salarios apenas supera el 2,1% en el segundo trimestre de 2022. Y es que los datos avalan que los salarios no son responsables de la inflación y quizás por eso es más importante que nunca un pacto de rentas.

Porque se trata de que una vez que finalice el pico inflacionista provocado por la guerra en Ucrania y el desproporcionado aumento de costes energéticos y materias primas, un aumento de los salarios según el IPC alimentaría ya en 2023 la espiral inflacionista.

El pacto de rentas, ¿quién asume los coste de moderar la inflación?

Esto es lo que nos dice la teoría académica al respecto. La cuestión es que tampoco parece lo más justo que sean los trabajadores los que sacrifiquen su poder adquisitivo y contribuir a parar la inflación. El pacto de rentas tiene que ir más allá y programar un calendario para que en los próximos años se pueda recuperar dicho poder adquisitivo.

Los empleados se comprometen a asumir incrementos salariales moderados por debajo del IPC, mientras que las empresas moderan sus beneficios a cambio de no aumentar los precios. Pero para eso hay que sentarse a la mesa con voluntad de acuerdo.

Y el año que viene es año electoral, donde todo el mundo sabe que todo puede cambiar y nadie piensa en ceder en sus posturas. Mal asunto negociar un tema estratégico de país con una mirada en el corto plazo.

Hostelería y ocio las actividades con mayores incrementos de precios

De hecho si vemos las actividades que más han sufrido los incrementos anuales de los costes no salariales son la hostelería, restauración y el ocio. Y esto normalmente se repercute en el precio a los clientes, por mucho que la empresa asimile parte de estos incrementos de los costes.

No siempre, porque en muchos casos los paquetes turísticos se venden con meses de antelación a touroperadores que a su vez los comercializan con el usuario final. Y esto ha provocado que muchos no hayan visto incrementos desmesurados en los precios se sus vacaciones. Otra cuestión son los viajes de última hora.

Las consecuencias de estos incrementos los veremos la temporada turística de 2023, en parte algo ya se han dejado notar en el final de esta de 2022, con descensos del gasto medio por turista o la contratación de vacaciones con un menor número de pernoctaciones.

En otros sectores la moderación simplemente viene por la imposibilidad de asumir los altos costes de la energía, que obliga a parar la actividad o reducirla de forma drástica. Peor es el desabastecimiento de componentes que obliga a realizar ERTES en determinadas actividades industriales.

Lógicamente en estos casos la prioridad es el mantenimiento del empleo, más que mantener un poder adquisitivo de todo el colectivo. Lo que parece extraño es que si todo el mundo está de acuerdo en que se necesita un pacto de rentas, por qué nadie está sentado a la mesa negociando este tema como algo prioritario.

Temas
Inicio