Sigue a Pymesyautonomos

2802

¿En alguna ocasión has tenido al sensación de sentirte como un número en la relación con tu jefe?. Este tipo de actitudes es uno de los problemas que abunda en España en el ámbito empresarial y que es provocado generalmente el mal ejercer de los jefes.

Quizás esta aseveración pueda parecer sesgada, pero decir que en nuestro país abundan los jefes que están más enfocados en el número que en las personas no es expresar una opinión sensacionalista. Este hecho no afecta tan sólo a la motivación del empleado sino que repercute además en el grado de competencia y profesionalización de la entidad.

Uno de los objetivos más ambiciosos del mundo del directivo recae sobre la necesidad de hacer que su compañía alcance el grado de excelencia. Sólo de esta manera, si el directivo opta por la vía de la cualificación y del talento, el CEO podrá optar también a ofrecer un servicio a la sociedad que fomente la mejora del tejido empresarial entre otras cosas. Una alternativa como otra cualquiera para cambiar la sociedad y favorecerla.

En el momento actual, lo que necesitan tanto los empleados como la sociedad en la situación actual, son líderes transformacionales en lugar de los tradicionales. Es decir, superar ese modelo en el que jefe pide resultados y si no salen los resultados vienen las collejas y los capones.

Y sustituirlo por otro tipo que se esfuerzan por cambiar y mejorar el entorno de trabajo, escuchando, preguntando, inspirando, creando oportunidades, y en definitiva, estimulando a un equipo para que estos quieran adquirir nuevas responsabilidades. Por tanto, posicionan a la persona como principal preocupación entendiendo que de la comodidad y la felicidad de éstos depende en gran medida el resultado y las cuentas de la empresa.

Imagen | studio muscle
En Pymes y Autónomos | Recursos Humanos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios