Sigue a

informe.jpg

El informe de gestión es otro de los documentos que ha de presentarse con las cuentas anuales, aunque no forma parte de ellas. Contiene información detallada y fiel sobre la evolución de la empresa y la situación de la sociedad. La normativa que regula su contenido se recoge en el artículo 202 del TRLSA.

El informe está dividido en dos partes. En una de ellas se analiza la evolución de la empresa, detallando los hechos y gestiones que han dado origen a la situación actual. El la otra se hace una proyección hacia el futuro de la evolución previsible. Se informa también en esta parte de las actividades realizadas en relación con la investigación y el desarrollo y las acciones propias.

La información mínima que ha de suministrar el informe de gestión es la siguiente:

1.- Una exposición fiel sobre la evolución de los negocios y la situación de la Sociedad. A este respecto se analizará la situación financiera y económica, concretando la gestión del riesgo financiero y el crédito y la posible exposición a problemas de liquidez y flujos de efectivo. Se valorarán los activos y pasivos, pero también otros factores como la estrategia desarrollada en el negocio o el grado de consecución de los objetivos marcados. Esto último referido tan solo al ejercicio económico cerrado.

Se exceptúa de la obligación de incluir información de carácter no financiero, a las sociedades que puedan presentar cuenta de pérdidas y ganancias abreviada.

2.- En cuanto a la evolución previsible de la Sociedad, se analizarán los riesgos a los que se enfrenta la sociedad relacionados con insolvencias, créditos, problemas de liquidez y de flujos de efectivo, así como las medidas a tomar para hacer frente a los mismos.
Se plantearán objetivos y estrategia a seguir para su consecución.

El análisis de estos dos apartados permite obtener un conocimiento detallado del planteamiento inicial del negocio y los logros obtenidos, así como de las causas de desviación entre ambos.

3.- Actividades realizadas en materia de Investigación y Desarrollo.

4.- Adquisiciones de acciones propias. Se relacionarán en este punto los motivos de las compras y ventas realizadas en el ejercicio; el número y valor nominal de las acciones compradas o vendidas y el porcentaje de capital social que representan; el importe percibido por la venta de acciones y el número y valor nominal de las acciones conservadas en cartera.

5.- Situaciones acontecidas posteriores al cierre del ejercicio. Desde el cierre del ejercicio y hasta la aprobación de las cuentas anuales pueden darse situaciones de relevancia que no aparecen en el balance ni en la cuenta de pérdidas y ganancias, pero si se recogen en la Memoria y el informe de gestión. Podemos poner por ejemplo una compraventa de acciones o participaciones.

En resumen, podemos decir que el informe de gestión complementa a la Memoria y ayuda a clarificar la situación de la empresa y la gestión de la misma.

En Pymes y Autónomos | Cuentas anuales
Imagen | Deivinson Tejeda

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario