Ahorra dinero con tus seguros sociales e impuestos

Síguenos

eldinerocrece

Julio es un mes duro en cuanto a la tesorería de las empresas. A los pagos habituales se unen la extra, Impuesto de Sociedades, IVA, adelantos de cobros de determinados proveedores, etc. Sin embargo, es posible que tu banco pueda hacer que pagues menos impuestos y seguros sociales, y con ello ayudar tus maltrechas cuentas. Algunos sabréis de que hablo, otros será la primera vez que alguien le comenta esto, que es m´s viejo que el hilo negro.

Para empezar hay que entender cómo funciona nuestro banco. Nuestra sucursal, nuestro gestor de empresas, entre los distintos objetivos comerciales que tiene en el segmento de empresas, cuenta con una rúbrica objetivada de pago de impuestos y seguros sociales a través suyo. Por eso, cuando se negocia con él el precio del descuento comercial, de ese leasing, de lo que sea, suele haber una serie de compromisos en esta materia del tipo pagar la mitad de los ibas a través suyo, o la mitad de los seguros sociales.

¿Por qué al banco le interesa que se hagan estos pagos a través suyo?

Para empezar, si realizamos estos pagos a través del Banco, se incrementará la vinculación de nuestra empresa con el mismo. Más allá de la lírica de esta afirmación, y siendo posible que mandemos el mismo día del pago una transferencia vía Banco de España desde la competencia, lo más normal es que no nos arriesguemos y tengamos días antes allí provisionada dicha cantidad. Muchas veces esto significará que tengamos que tirar de una póliza de crédito de ese banco, o hacer uso de la linea de descuento que tengamos con él.

Pero quizás el principal negocio cierto de dichas recaudaciones de seguros sociales e impuestos es la rentabilidad que da el floating de dichos saldos. Digamos que transcurren unos días desde el momento en que nos cargan dichos importes hasta que Hacienda o la Seguridad Social retira dichos fondos, lo que que deja un margen interesante en euros para los bancos. Los porcentajes son muy pequeños, pero sobre grandes volúmenes el negocio es goloso.

Además, esos seguros sociales, y especialmente los impuestos, son información, información que capta el banco y que no deja captar, a priori a su competencia. Ahora bien, con la generalización de los pagos por internet, el Banco pierde, en muchos modelos una gran cantidad de información (pensemos por ejemplo en la declaración de operaciones con terceros, que antes pasaba por el banco y ahora ni la huelen). Sin embargo, incluso la mera cantidad que se paga de IVA, o la que se retiene a terceros o a la plantilla sigue siendo información de primera para los análisis de riesgo y de negocio.

¿Qué me puede ofrecer el banco por dichas recaudaciones?

Habitualmente, como ya he comentado, las cesiones de impuestos y seguros sociales se suelen tener en cuenta a la hora de negociar las condiciones de renovación de las lineas de descuento o de crédito. Generalmente se marcan unos mínimos X que hemos de cumplir, por lo que indirectamente ya estamos obteniendo una ventaja.

Pero en la cifra que vaya más allá de esos compromisos podemos apretar un poco, siempre y cuando la cantidad sea relevante. Pensemos por ejemplo en un Impuesto que tenemos fresco, por ejemplo el de Sociedades. Si da a pagar 3.000 euros ni nos molestemos, pero si son 150.000 euros podemos sondear a nuestras entidades, y quizás nos llevemos una sorpresa.

Y es que es posible que el banco nos ofrezca abonarnos un % sobre dicha liquidación. Este porcentaje variará en función del día que hagamos efectivo el pago del Impuesto de Sociedades, y en ocasiones es un pellizco simpático, especialmente si el importe es alto y nuestra sucursal está especialmente apretada.

Además de la modalidad en forma de comisión, cabe que nos bonifiquen en forma de fechas valor. Incluso cabe la posibilidad de, si tenemos que hacer efectivo el pago con el descuento de una remesa de papel comercial es negociar un tipo puntual de descuento, por debajo del habitualmente pactado.

Esta posibilidad es factible también con otros impuestos, como puede ser el IVA, aunque lo más habitual en este y en el resto de los casos, seguros sociales incluidos, es que se valore dentro de la negociación anual. Y si no se hace, convendría que lo sacásemos a relucir nosotros.

No todo el monte es orégano

Esta práctica, que ya digo que es antiquísima, se encuentra hoy por hoy amenazada por una serie de elementos. Para empezar, muchas empresas no tienen ninguna fuerza negociadora con su entidad, dada la débil situación financiera en la que se encuentran, con lo que dichas recaudaciones son condición necesaria para seguir operando con su banco.

Ademas, es muy posible que la Seguridad Social y las distintas Haciendas cada vez reduzcan más los periodos de floating, dadas sus tensiones de tesorería, lo que a su vez limita las ganancias de las entidades financieras ( esto se vería compensado, en parte, por la guerra del pasivo que hay desatada).

Pero incluso con estas amenazas es posible que, esos pagos tan dolorosos que tenemos que hacer, se vean mínimamente minorados en neto tras una buena negociación.

¿Cuál es vuestra experiencia al respecto?

En Pymes y Autónomos | Cómo mejorar la financiación de los bancos y la captación de nuevos clientes, La planificación financiera y la relación con nuestro banco
Imagen | epSos.de

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario