Compartir
Publicidad

Plan de mejoras en la empresa, porqué se invierte a medida que las cosas se rompen

Plan de mejoras en la empresa, porqué se invierte a medida que las cosas se rompen
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mayoría de las empresas que conozco no tienen un plan de inversiones anual para mejorar sus herramientas. No existe una previsión de gasto para ayudar a que se mejoren procesos y la productividad. Esto provoca que solo se invierta a medida que las cosas se van rompiendo. Y aun así es posible que todavía se intente reparar.

Quizás el error básico sea que no se cuenta con un plan de amortización que determine cuando alguna de estas herramientas ha cumplido con su ciclo vital y el desgaste, la falta de soporte por parte del fabricante ya supone un lastre. Esto que tenemos muy claro en algunos elementos como puede ser un vehículo, no lo hacemos igual con un ordenador, un programa de gestión, ofimático o una máquina que utilizamos en nuestro día a día.

Esto tiene varios inconvenientes. Esta falta de planificicación provoca que muchos de los problemas se produzcan cuando más lo necesitas. Es lo más normal. Si pensamos de nuevo en el coche viejo está claro que si no lo utilizamos y está en el garaje no fallar. Si lo sacamos a dar un paseo los domingos tenemos muy pocas posibilidades. Si cada día lo utilizamos para hacer repartos, por ejemplo, las posibilides se disparan. A mayor estrés al que sometemos a las herramientas más posibilidades de fallo.

Y entonces el estrés es nuestro. Porque normalmente necesitamos trabajar si o si lo antes posible, sin tiempo que perder porque las tareas se acumulan. Y muchas veces no somos magos que sacan de la chistera otro coche, otra máquina u otro ordenador para continuar exactamente en el mismo punto donde lo habíamos dejado.

Eso siempre que tengamos capacidad de inversión, porque si por cualquier motivo hay algo de tensión financiera en ese momento, nos vemos en un problema grave. Por eso lo ideal siempre es tener una planificación que permita ir renovando antes de que se llegue al punto de ruptura.

Alguna vez en una empresa me han preguntado, ¿qué hago si me falla esta herramienta de la que depende mi negocio? La respuesta es siempre la misma. Si es básica para tu desempeño, si no puedes antender, cobrar, facturar a tus clientes sin ella tienes que tener dos. La redundancia de herramientas es lo único que nos garantiza que podemos seguir adelante. Y eso teniendo en cuenta que no fallen las dos al tiempo.

En Pymes y Autónomos | Aprobado el plan de apoyo a la competitividad del comercio minorista 2017

Imagen | caio_triana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio