Compartir
Publicidad
Publicidad

Migrando del "brick" al "bit"

Migrando del "brick" al "bit"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde mi perspectiva, la sociedad española, en general, es perezosa a adoptar reformas en épocas de bonanza en previsión de los cambios de ciclo, que en economía son inevitables, por lo que con las reformas anticipadas lo que se consigue es amortiguar los efectos de cambio de ciclo. Esta pereza, lamentablemente es contagiosa y nuestros políticos y gobernantes siempre se acaban contagiando haciendo bueno aquello que si las cosas están funcionando para qué cambiarlas.

Este preámbulo viene a colación del nuevo modelo económico que con motivo de la crisis, recesión o depresión, siguiendo los criterios de Harry S. Truman esto depende de cada uno "Es una recesión cuando tu vecino pierde su trabajo; es una depresión cuando pierdes el tuyo", está proponiendo desde hace meses el Gobierno. Este hecho ha llamado la atención de la cátedra Economía y Gestión de la Innovación, creada por la Universidad Autónoma de Madrid y la consultora Accenture, que ha realizado un informe El papel de la innovación en el nuevo modelo económico español (PDF)".

Este informe ha llamado mi atención por dos motivos, uno la cuestión que analiza (la innovación y las pymes) y otro, la metodología del estudio, basada en el método Delphi. Personalmente este tipo de informes me gustan porque sus resultados (diagnóstico, proyecciones y recomendaciones) se basan en la realización de diferentes encuestas a expertos en la materia, por lo que si la muestra de éstos es representativa en número y en relevancia, los resultados suelen tener un carácter bastante vinculante.

En esta entrada lo que quiero es mostrar son datos que presenta España en la actualidad y que son bastante reveladores del porqué de la situación que tenemos en España respecto a la innovación. La evaluación de los mismos son indispensables para poder llevar a la práctica un proyecto tan ambicioso como es el cambiar el modelo productivo de un país y que sirven también para situarnos en relación a nuestro entorno. Entre los datos que el informe presenta destacan:

  • El 74 % de la población española se gradúa en educación secundaria, frente al 85 % en la Unión Europea.
  • El 68 % de las personas de entre 18 y 24 años que terminan la educación secundaria continúa estudiando, frente al 83 % en la Unión Europea.
  • El gasto empresarial en I+D representa en España el 0,71 % del PIB, frente al 1,25 % en la Unión Europea.
  • El 6,1 % de las empresas españolas lanza al mercado productos nuevos o significativamente mejorados, frente al 12,7 % en la Unión Europea.
  • Solo el 9,6 % de la población española manifiesta tener interés por la ciencia y la tecnología. Entre aquellos que tienen educación universitaria, el porcentaje se eleva al 17 %.
  • España es el 6.º país con más trabas a la actividad empresarial, de los 19 que analiza el Banco Mundial.
  • España ocupa el 12.º lugar en nivel de cooperación para la innovación, de los 14 países que estudia la Unión Europea.
  • En España hay unas 12.000 empresas que hacen I+D y unas 42.000 que innovan.

Desde luego, con este panorama el objetivo que se pretende va a suponer un gran esfuerzo y sobre todo tiempo, mucho tiempo, para que a la sociedad le llegue a calar el mensaje de la necesidad de la innovación como herramienta de generación de empleo y competitividad. Pero a nivel empresarial el reto que se plantea va a ser incluso más difícil que la introducción de las TIC, en donde después de más de una década todavía no hemos logrado alcanzar a los países más avanzados de Europa, y es convencer al empresario de la pyme de la necesidad invertir en innovación y esto exige es un cambio total de mentalidad.

Vía | El papel de la innovación en el nuevo modelo económico español (PDF) Imagen | sh1mmer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio