Compartir
Publicidad

La sinceridad en el trabajo, un arma de doble filo

La sinceridad en el trabajo, un arma de doble filo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

A todos nos gusta emplear la frase: "Sé sincero, por favor. Me agradan las personas sinceras", pero no es verdad. Decir la verdad ni es fácil ni está tan valorado en la empresa.

Si en la vida personal, cuando alguien nos es sincero tiende a molestarnos, imaginemos en un contexto donde la sinceridad puede acarrear problemas con compañeros o mandos intermedios.

Hagamos una similitud entre la pareja y la empresa. Cuando buscamos a una persona con la que compartir nuestra vida, una de las cualidades que la mayoría exige del otro es la sinceridad.

Una sinceridad con límites, todo sea dicho. Pero de eso no sabe nada el otro. No toleramos la mentira, pero tampoco un exceso de verdad. A nadie le gusta que le digan sus defectos o hagan visibles sus debilidades, a no ser que de autoestima andemos bien.

En el ámbito laboral, ¿puede un empleado decir abiertamente lo que opina respecto a la forma de dirigir un equipo a un mando intermedio?

Es probable que en alguna reunión haya expresado su voluntad de escuchar todo tipo de sugerencias, pero llegado el momento la idea no le haya resultado tan atractiva.

¿La razón?

Hay personas que sostienen la idea de sentirse en posesión de la verdad y no reconocen que existan otras maneras de observar o percibir la realidad distintas.

Así que un empleado cargado de buena voluntad, sincero y creativo es el peor enemigo de este prototipo de mando intermedio.

Es por este tipo de jefes que muchas ideas quedan en saco roto, y la empresa pierde la oportunidad de crecer o mejorar por un problema de inseguridad de una sola persona.

La transparencia empresarial permite a los profesionales trabajar sin miedo e innovar. Quizás sea hora de que muchas pymes pierdan complejos y se atrevan a estar abiertos a escuchar sin filtros ni prejuicios

En Pymes y Autónomos|¿Podemos permitirnos el lujo de ser sinceros con nuestro jefe en la empresa?

Imagen|Geralt

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio