Los ERTES camuflan el problema de los despidos colectivos en 2020

Los ERTES camuflan el problema de los despidos colectivos en 2020
Sin comentarios

El número de despidos colectivos ha disminuido un 72% a lo largo del año pasado respecto a 2019. Y esto tiene un responsable, que no es otro que los ERTES, que camuflan el problema de los despidos colectivos. Y no nos referimos a aquellos despidos que se producirían por efecto de la crisis económica.

Hablamos de una comparativa con 2019, que fue un buen año, pero igualmente hay empresas que ya pasaban por dificultades y hubieran tenido que despedir o presentar ERE para sus empleados. Y todo ha quedado en pausa por culpa de la pandemia. El problema solo está debajo de la alfombra, no lo hemos eliminado.

Y algún día tocará barrer y estos trabajadores igualmente se despedirán. Porque las empresas no eran viables antes de la crisis y peor lo van a tener a lo largo de 2021 y 2022 para sobrevivir. Y a estos se sumarán otros, puesto que una vez que se acaben los ERTES y la moratoria de 6 meses para no perder bonificaciones para despedir, mucho me temo que serán muchos los que desfilen por los mostradores del INEM.

No se trata ya solo de que las empresas tengan que ajustar sus plantillas a la nueva situación, a las nuevas cargas de trabajo. Sino que además van a tener que pagar las deudas asumidas, lo que al final supone menos inversión, menos contratación de personal o contratos más cortos.

¿Cómo afectará al paro a medio plazo? Pues aquí va a depender mucho del tirón que tenga en el empleo los fondos europeos y los proyectos que se pongan en marcha. Si se hace un buen uso se van a generar nuevos puestos de trabajo, de calidad y duraderos. Pero determinados sectores o trabajadores tendrán que volver a formarse en otras áreas.

Porque alguien que trabajaba en la hostelería o en el comercio no pasará de la noche a la mañana a colocar placas solares o repararlas y llevar el mantenimiento de un parque eólico. Lo cierto es que aquellos con menos formación serán los que tengan menos oportunidades, los que acaben en trabajos más precarios. Y todos sabemos que con una crisis económica, la precariedad laboral va en aumento.

Imagen | WikiImages en Pixabay

Temas
Inicio