La empresa no tiene la obligación de informar del salario real de cada trabajador a sus representantes

La empresa no tiene la obligación de informar del salario real de cada trabajador a sus representantes
1 comentario

Según un  reciente sentencia del Tribunal Supremo, la empresa no tiene obligación de facilitar los contratos de los empleados a los representantes de los trabajadores donde conste explícitamente el salario real de los mismos. De esta forma se resuelve el recurso del sindicato, que se interpuso ya que en los contratos figuraba en lugar de la cantidad estipulada los conceptos según convenio o salario según pacto.

Esto no implica que igualmente no se deba publicar el registro salarial obligatorio desde el pasado 14 de abril, que busca acabar con  las discriminaciones por sexos respecto al pago de salarios. Pero que no se faciliten los contratos con el sueldo explícito no supone un incumplimiento de esta cuestión. 

La cuestión en este caso está en el concepto de salario, "según pacto" que puede provocar discriminaciones y según el sindicato reclamante suponía una "infracción" al artículo 8.4 del Estatuto de los Trabajadores, que obliga al empresario a entregar una copia básica de todos los contratos que se suscriban por escrito, excepto los de alta dirección. 

Pero el TS cree que se cumple con la obligación formal sin que hay que entregar las condiciones del pacto de salario. La cuestión es la transparencia salarial, un asunto muchas veces espinoso en muchas organizaciones. 

Porque conocer el salario del resto de empleados puede suponer crear mal ambiente, provocar celos entre los diferentes compañeros o simplemente que alguno se sienta maltratado a nivel salarial, o crea que no se le reconoce adecuadamente su trabajo. Por eso muchas organizaciones prefieren no dar a conocer los sueldos. 

Más todavía si se está pagando a determinados empleados por encima de lo que marca el convenio. Todos pensamos que cobramos menos de lo que nos merecemos. Y siempre es fácil ver los méritos propios y difícil reconocer los ajenos. El equilibrio en las empresas es complicado. 

No es fácil gestionar la coexistencia de trabajadores con diferentes salarios y que muchas veces tienen el mismo nivel de responsabilidad. La cuestión es que depende del momento de la contratación, de las posibilidades de captar talento en un momento u otro se puede ofrecer mejores condiciones. Y eso genera desequilibrios a la larga si la situación no se iguala. 

Temas
Inicio