Así es el mercado, si no encuentras personal para trabajar hay que ofrecer mejores condiciones

Así es el mercado, si no encuentras personal para trabajar hay que ofrecer mejores condiciones
1 comentario

Muchas empresas se encuentran en una encrucijada. Tienen mucho trabajo y no cuentan con los recursos humanos suficientes como para sacarlo adelante. Tienen vacantes que necesitan cubrir, pero no hay candidatos para hacerlo. El principal motivo no es otro que unas condiciones laborales insuficientes como para hacer atractiva la oferta de trabajo.

Así es la ley del mercado. Se fijan unas condiciones mínimas, que vienen normalmente reguladas en el convenio sectorial. ¿Significa esto que no se pueden ofrecer mejores condiciones? No, solo es lo mínimo que se puede ofrecer para un puesto de trabajo vacante.

Los camareros, el sector que más problemas tiene

En un país como España donde el sector servicios y turismo tiene tanto peso en la economía no es raro que sea uno de los que más está sufriendo para encontrar personal. Los carteles de se necesita personal están a la orden del día en muchos establecimientos turísticos.

Los que más problemas están teniendo son los que trabajan por temporada, es decir, no ofrecen un trabajo para todo el año, sino solo unos pocos meses. Los extras y cubrir los picos de trabajo de meses de máxima ocupación son los principales problemas.

A las condiciones laborales se suman otros inconvenientes. El precio del alquiler hace inviable que para trabajar un par de meses alguien se pueda trasladar a una residencia en la costa. Y el coste de los carburantes hace que trabajadores próximos que iban y venían cada día ahora se lo piensen más.

Los costes de vivienda y carburantes limitan la posibilidad de acudir a puestos de trabajo fuera de nuestra localidad

Esto obliga a ofrecer mejores condiciones para contratar trabajadores. No solo se trata de más salario, sino también de mejores horarios, posibilidad de alojamiento pagado o un contrato que dure más de dos meses.

Y cuando no se encuentran empleados en el mercado, muchas empresas han empezado a tantear a los trabajadores de la competencia con buenas ofertas. Ha ocurrido tradicionalmente cuando había escasez de mano de obra en diferente sectores. La construcción en plena burbuja inmobiliaria fue un claro ejemplo, donde los trabajadores recogían sus herramientas y cambiaban de obra sin pensárselo si les ofrecían mejores condiciones.

Productividad, tecnificación y mejoras organizativas

No afecta todo el mundo por igual. Aquellos que han apostado por mejorar productividad, por la tecnificación o implantar mejoras organizativas que ayuden a sacar más trabajo con el mismo personal. No solo hablamos de camareros, sino también personal especializado en cocina por seguir con el sector de la hostelería.

Esto tiene un inconveniente, la curva de aprendizaje. Si hemos implementado un sistema más complejo, informatizado, con más tecnificación y un modelo organizativo más engrasado, cualquiera de las piezas del engranaje importan. Y es fundamental mantener al personal que tenemos.

El ejemplo más complejo lo tenemos en el sector de la tecnología, donde muchos trabajadores especializados, con un perfil concreto como programadores, diseñadores, especialistas en IA o Big Data están muy demandados y pueden imponer sus propias condiciones de trabajo. Pero también, perder a un trabajador de este sector en la empresa puede producir una parálisis de un determinado departamento.

Los camareros, en este caso, dejan de ser piezas fácilmente intercambiables que se pueden sustituir de un día para otro. Esto obliga a desarrollar una política de cuidado de los recursos humanos y también una estabilidad en la mayor parte de la plantilla que no siempre es la norma en muchos locales.

Temas
Inicio