Publicidad

Windows 7 un problema mayor en la empresa que Windows XP

Windows 7 un problema mayor en la empresa que Windows XP
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Con menos de un año para el fin del soporte de Windows 7, que finaliza en enero de 2020, Microsoft ya ha avanzado que las empresas que así lo deseen podrán seguir teniendo actualizaciones de seguridad por un coste anual por dispositivo. La cuestión es que solo podrán hacerlo aquellas que tengan versiones Pro o Enterprise. Quedan fuera muchas pymes que utilizan versiones home. Esto convierte Windows 7 en un problema mayor en la empresa que Windows XP.

Porque son muchas las organizaciones que siguen utilizando este sistema operativo de forma mayoritaria. Y cuando desapareció Windows XP las empresas tenían un sistema maduro y fiable en su desempeño, como era Windows 7 al que poder actualizarse. Para muchas de ellas no es el caso con Windows 10, con problemas reiterados actualización tras actualización.

Con este sistema de actualizaciones por suscripción podemos seguir tres años más recibiendo parches de seguridad. El problema es el enfoque que Microsoft tiene con Windows 10, que no acaba de convencer a muchas actualizaciones. Porque además los momentos elegidos para las grandes actualizaciones, en primavera y otoño, coinciden por lo general con picos de trabajo de la mayoría de las empresas.

La otra opción es dejar de recibir actualizaciones en Windows 7 y seguir utilizándolo con normalidad. El principal inconveniente en este punto es quedar expuestos a un problema global, que sea conocido y que provoque un ataque de equipos a nivel mundial, como el ocurrido con conocidos episodios de ransomware.

Si no se pagan las actualizaciones, lo que está claro es que la empresa se verá obligada a reforzar el mantenimiento de los equipos, sus políticas de copias de seguridad, para garantizar la continuidad del negocio y no perder datos en caso de sufrir un incidente de seguridad.

La otra opción es que a medida que el hardware de los equipos se tenga que renovar, será necesario pasar a Windows 10 y las empresas ya podrán comprobar de forma fehaciente el desempeño de este sistema operativo para su organización. Además en un par de años o tres, muchas de las aplicaciones que hoy utilizamos empezarán a dejar de dar soporte a Windows 7 tal y como ocurrió en su momento con XP.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir