Compartir
Publicidad
Publicidad

Generación e-Todo

Generación e-Todo
Guardar
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un tiempo hable en esta misma tribuna de la película Jerry Mcguire, como ya dije en su momento a falta de creencias religiosas por mi parte, una de las biblias que más me han marcado en mi vida, hoy no voy a volver a hablar por supuesto de aquella película pero si que (y por motivos muy distintos a los que por los que la decía el protagonista) voy a utilizar una frase que salía en la película para desarrollar este artículo, esa frase es la que dice aquello de “tenía 35 años, había empezado mi vida”.

Yo voy a utilizar esa misma frase para darle otro uso, un uso particular y que posteriormente trasladare al conjunto del mundo empresarial y profesional, el uso de tener la sensación de que todo cambia tan rápido y la demanda de un entorno digital en todos los ámbitos es tan elevada que para todos aquellos que hoy rondamos por arriba o por abajo la treintena, esta realidad digital nos supone el inicio de una nueva vida.

Creo que profesionalmente nos encontramos en la edad idónea no tanto para propiciar el cambio que viene impuesto sino para acompañar el cambio, somos el puente, el camino, el guía que debe hacer que esta adaptación a la nueva realidad global, digital e interactiva se produzca en todos los niveles de la sociedad, y en este caso en el ámbito empresarial y profesional, estamos en una etapa privilegiada, veamos los motivos.

Por una parte nos encontramos con las empresas y los profesionales de más de 50 años, en muchos casos auténticos dinosaurios arcaicos incapaces de adaptarse a los nuevos tiempos, incapaces de entender esto de la comunicación con cualquier parte del mundo a cualquier hora del día, eso de servicios disponibles online todas las horas del día y todos los días del año, incapaces de aprovechar y de adaptarse a la realidad global y competitiva que impera y que imperará cada vez más en nuestras vidas, en nuestras carreras y en nuestros negocios.

Y al otro lado del cuadrilátero nos encontramos a los chavales que ahora estrenan la mayoría de edad o que la rebasan por poco, auténticos (bien, conozco algunos que son peores que en la edad de piedra) seres digitales, auténticos especialistas en gadgets tecnológicos de todo tipo, chicos y chicas que casi ya solo compran por Internet, que se enamoran, ríen y comparten su vida por Internet, jóvenes que no han conocido otra realidad a esta, su realidad es un iPhone y un iPad. Y que ven como estructuras obsoletas las empresas basadas y estructuradas según lo que he mencionado en el párrafo anterior….y no les falta razón.

¿Y entre unos y otros quien?, en el medio de unos y otros se sitúa el profesional que hoy ronda los treinta, un profesional que esta acostumbrado a vivir y se mueve en un entorno digital, que no le hace ascos al mismo y que se desarrolla en plenitud en con el ciberespacio, pero que nació en una época en la que los Spectrum eral lo más avanzado, un reloj digital Casio que tenia agenda de teléfonos lo más “Tech” y el “Walkman” con esas cintas que se enganchaban y tenias que (intentar) recomponerlas dando vueltas a las ruedecillas con un bolígrafo y que con un poco de fortuna y sin grandes distorsiones sonoras siguiesen funcionando, su Mp3 particular.

¿Y de que sirve encontrarse en esa posición equidistante?, sirve creo yo básicamente para hacer de puente entre ambas realidades, más diría yo para hacer de “mediador cultural”, entre el “chico tech” y el “carroza”, que no para el mismo adaptarse a una realidad, que por supuesto se presupone tiene que ser la digital, pero sin duda cuenta con una posición privilegiada para unir a ambos mundos, y para ayudar muy especialmente al “carroza” a entrar en la nueva y obligada dinámica, solo él le entiende pero no forma parte de ello, y solo el que le entiende viéndolo desde fuera puede ayudarle a cambiar (si se deja).

En Pymes y Autónomos | La importancia de ser una compañía o profesional 2.0
Imagen | ovallito

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio