Publicidad

Acabaremos la pandemia y no habremos aprendido a hacer videoconferencias
Tecnología

Acabaremos la pandemia y no habremos aprendido a hacer videoconferencias

Entiendo que no todo el mundo tiene la infraestructura necesaria para realizar una videoconferencia o una video llamada con la calidad profesional que podemos tener en una sala de reuniones de una empresa. Pero lo cierto es que si tenemos los elementos básicos que técnicamente hacen posible esta comunicación. Pero nos faltan conocimientos y acabaremos la pandemia y no habremos aprendido a hacer videoconferencias.

La primera cuestión básica es con qué equipo la vamos a realizar. Lo habitual es utilizar un smartphone o un portátil. Las cámaras web que estaban en desuso se han empezado a incorporar a muchos puestos de teletrabajo. Hay que tener en cuenta qué calidad nos ofrece nuestra cámara para poder capturar las imágenes con un mínimo de calidad.

Cuidar los detalles para mejorar la comunicación

Es importante tener en cuenta en qué posición vamos a situar la cámara. Basta ya de poner la cámara muy baja y enfocar techos. Si tenemos un portátil, bastará situarlo algo más elevado sobre un par de libros para que quede un poco más alto y el ángulo de cámara sea más natural. Con una webcam, al acoplarse a la pantalla del ordenador suele ya quedar en un buen ángulo.

Con los móviles es más problemático, pero tenemos trípodes muy económicos que podemos adquirir para luego situar el smartphone correctamente. Pero igualmente podemos hacernos un soporte casero con unos cuantos libros y un tope para apoyar el móvil y que quede bien ubicada la cámara.

Tenemos los medios técnicos, pero no sabemos sacarles partido en las video llamadas

Hay que buscar la estancia adecuada, que tenga una buena iluminación, mejor si es natural, y que no nos de el sol directamente para que no haya claroscuros. Si vamos a utilizar portátil o smartphone, deberemos tener una buena cobertura WiFi. No hay nada peor que estar en un lugar de la casa con mala señal y que se corte o se produzcan retardos.

Por último, esta el sonido. En esta cuestión si parece que hemos avanzado. Unos auriculares con micrófono, ya sean de diadema o de los más discretos nos ayudarán a no tener que gritar para que nos oigan y sobre todo, que los vecinos no tengan que ser partícipes de nuestras conversaciones laborales.

También es interesante si no estamos solos en casa avisar al resto de la familia de que vamos a realizar la video llamada. Los ruidos en otras habitaciones o en la propia desde la que nosotros estamos es fácil que se capten por el micrófono y distorsionen la comunicación.

Si ya encontramos un lugar donde el fondo que tenemos detrás esté más o menos arreglado, acabamos por redondear todo el conjunto. No se trata como he comentado antes de tener una sala de videoconferencia como podemos tener en la empresa, sino más bien de cuidar un mínimo los detalles para que la comunicación sea más fluida, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

Imagen | Anna Shvets en Pexels

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios