Las autonomías podrán añadir más empresas a las ayudas aunque no estén en la lista del CNAE

Las autonomías podrán añadir más empresas a las ayudas aunque no estén en la lista del CNAE
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Una de las cuestiones más criticadas a la hora de repartir los 11.000 euros de ayuda para las empresas y autónomos ha sido el criterio tan restrictivo especificado por CNAE. Esto ha provocado que muchas compañías muy dañadas por la crisis no pudieran acceder a ellas. Y el Gobierno va a flexibilizar los criterios para que las autonomías puedan añadir más empresas a las ayudas aunque no estén en la lista del CNAE publicada en el BOE.

Así lo ha confirmado Nadia Calviño, que asegura que se remitirá esta norma a las Comunidades Autónomas y próximamente se modificará el Real Decreto que regula la norma para permitir esta flexibilidad. Desde el Ministerio saben que son las autonomías las que tienen un mejor conocimiento en cada lugar de qué sectores han resultados más dañados, pero aún así defienden el criterio del CNAE como el más objetivo, a pesar de la oposición de muchos sectores que apostaban por un criterio económico puro.

Ha quedado claro que no hay recursos para atender a todos. Que la deuda generada en esta crisis la pagaremos durante los próximos lustros y quizás por eso han optado por asegurarse de que las empresas están realmente perjudicadas y no tenían ya problemas antes de la crisis. Pero hay excepciones, como podrían ser las que en 2019 sufrieron pérdidas por la quiebra del touroperador Tomas Cook, que afectó a muchas del sector turístico, especialmente en Baleares y Canarias.

De esta forma se flexibiliza, al menos en parte, el criterio del CNAE para poder incluir a otras empresas gravemente afectadas por la crisis pero que habían quedado fuera. Son las autonomías las que al final pueden afinar mejor a quién van dirigidas y cómo salvar su tejido productivo para afrontar los próximos años con más fuerza.

En todo caso más allá de estas cuestiones es urgente que las ayudas lleguen cuanto antes, porque un mes después de su anuncio todavía hay muchas empresas que cumpliendo todos los criterios no saben nada de cuánto o cuando cobrarán. Y si se demoran mucho más habrá alguna que otra que no aguantará, más teniendo en cuenta que las restricciones siguen en marcha en muchos lugares.

Lo cierto es que en el mejor de los escenarios estas ayudas empezarán a cobrarse en verano. Un grave problema puesto que su objetivo era precisamente dotar a las empresas de un impulso imprescindible para poder afrontar la recuperación con garantías suficientes.

Temas
Inicio