Compartir
Publicidad

Que aumente el porcentaje de autónomos empleados tal vez no sea una idea tan buena

Que aumente el porcentaje de autónomos empleados tal vez no sea una idea tan buena
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Trabajar como autónomo tiene sus ventajas. También muchos inconvenientes, tanto a nivel personal como para la economía del país. Muchos de los inscritos en el RETA simplemente aspiran al autoempleo. Saben que tienen complicado pasar de ser algo más que mileuristas. Por eso que aumente el porcentaje de autónomos empleados tal vez no sea una idea tan buena como puede parecer a priori.

La realidad es que si miramos el ranking de países donde los autónomos tienen más presencia, liderado por Grecia con un 34%, seguida por Turquía con un 32% y México con un 31% no parece un buen augurio a nivel macroeconómico. Más empleo autónomo no parece ir de la mano de una economía más saneada.

Por el contrario si nos fijamos en aquellos con una tasa más baja de trabajadores autónomos encontramos países como Estados Unidos con un 6,3%, Noruega con un 6,5% o Dinamarca con un 8,2%. Por lo tanto no parece que una mejora de los datos de empleo, a costa de fomentar el trabajo por cuenta propia no es la mejor de las opciones.

En el caso de España se encuentra en un nivel intermedio, con un 16,5%. Si a esto le sumamos la cantidad de microempresas de menos de 10 trabajadores supone un problema para el tejido productivo, ya que realmente son organizaciones con poca capacidad financiera, de crecimiento o que tienen complicado invertir y competir más allá de cómo lo hacen ahora.

Está bien fomentar el trabajo autónomo, dotarlo de derechos y que tenga el mismo grado de protección de un trabajador por cuenta ajena. Pero también hay que pensar que a pesar de una baja aportación de valor añadido a la economía, si tienen un fuerte tirón para el empleo. Esto tiene el gran inconveniente de que únicamente dependen en su mayor parte del consumo interno.

Imagen | jarmoluk

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio