Compartir
Publicidad

El pacto de Toledo no es suficiente; los planes de previsión empresarial como complemento de la jubilación

El pacto de Toledo no es suficiente; los planes de previsión empresarial como complemento de la jubilación
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No descubrimos nada nuevo cuando afirmamos que el sistema público de pensiones no es sostenible. Si las proyecciones demográficas no fallan, en 2050 habrá 1,7 trabajadores por cada pensionista. Una situación a todas luces peligrosa que solo se podría paliar con una llegada masiva de inmigrantes o un nuevo baby boom, y todo ello teniendo en cuenta que la productividad del país va a aumentar de forma significativa. Sin embargo, según la mayoría de expertos, todas estas hipótesis están lejos de producirse.

Las medidas introducidas para mejorar la sosteniblidad del sistema solo han empeorado la situación, tanto para los trabajadores en activo como para los pensionistas: alargamiento del periodo de cotización, subida de las cotizaciones, introducción del factor de sostenibilidad y de equidad intergeneracional, etc. solo sirven como parches, que por un lado reducen la pensión y por otra aumenta la carga en cotizaciones sociales de los trabajadores en activo.

Se trata de una consecuencia lógica de los sistemas de reparto basados en un único pilar: las prestaciones públicas. En Europa, la situación es bien diferente, ya que el sistema de pensiones se sustenta en otros dos pilares: por un lado, la contribución individual y, por otro, la contribución empresarial. Es precisamente esta última la que está presente en muchos países, a menudo de forma obligatoria, y garantiza que las prestaciones van a satisfacerse en tiempo y forma.

Estos planes de previsión empresarial no son más que un fondo a largo plazo que una empresa constituye en favor de sus empleados mediante contribuciones periódicas para que, en el momento de la jubilación, los trabajadores puedan complementar sus pensiones públicas con un capital individualizado. Normalmente, las empresas contemplan también otras contingencias como el fallecimiento, la incapacidad o la dependencia de sus trabajadores.

Las ventajas de un plan de previsión de empleo

Al tratarse de una retribución en especie, los planes de previsión social empresarial cuentan con una serie de ventajas para las empresa y para el empleado. Estas son algunas de las más importantes.

  • Abaratamiento de costes y de trámites, ya que no hay que tributar por ellos en el IRPF, de modo que constituye una retribución con un coste mucho menor que el del incremento salarial directo. Aunque, eso sí, las empresas están obligadas a incluir sus aportaciones a planes de pensiones de empleo en las bases de cotización a la Seguridad Social.
  • Ventajas fiscales, debido a que lo aportado por la empresa a estos planes es un gasto deducible en la base imponible del Impuesto de Sociedades, mientras que para el empleado el efecto fiscal es nulo.
  • Mayor flexibilidad, ya que al ser un sistema colectivo los gastos de gestión son mucho menores que en los planes individuales, y permiten una gran flexibilidad en las aportaciones que se realizan.
  • Además, las pymes pueden beneficiarse de las mismas ventajas fiscales y de ahorro de costes que tienen las grandes empresas que cuentan con un plan de pensiones de empleo propio.

En Pymes y Autónomos | Más pensionistas autónomos y menos cotizantes. Sí,el sistema de pensiones está en peligro

Imagen | stevebp

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio