Compartir
Publicidad
Publicidad

La mentira de vender igualdad, acceso a determinados colectivos y paridad

La mentira de vender igualdad, acceso a determinados colectivos y paridad
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

En mí anterior artículo defendí una campaña llevada a cabo por una enseña de moda y la alabe por lo que yo considero que aportaba de frescura, vinculación con la propia imagen y porque sabía provocar sin ofender ni escandalizar gratuitamente y de una forma vulgar, hoy quiero hacer todo lo contrario hoy quiero criticar algo que veo que últimamente se viene produciendo en el seno de muchas compañías y que en este caso lo personalizo en un spot publicitario de la enseña Repsol.

No se trata tanto de criticar una campaña para vender o vincular un producto sino porque esa campaña lo que pretende es vincular la empresa o la imagen de Repsol a una imagen de solidaridad o ayuda a la integración social cuando en los términos que lo plantea es absolutamente falso. Me refiero al spot en que un chico que sufre una discapacidad mental sale trabajando en una gasolinera de la compañía y eso se utiliza como símbolo de integración laboral y por tanto social del colectivo de discapacitados mentales.

De antemano valga decir que yo no niego que la enseña que publicita eso emplee realmente discapacitados o no en su seno o que tenga políticas de integración social, de paridad en sus órganos, etc., no lo sé, supongo que sí, pero no se ni los porcentajes ni me interesa, pues también valga decir de antemano que no creo que la paridad o la integración social se logren imponiendo cuotas, estoy en contra de cualquier imposición que obligue a ello pues considero que la empresa es libre de contratar a quien le venga en gana y también pienso que la paridad y la integración debe darse voluntariamente y como algo natural no por obligación, ahora bien también critico que se utilice lo que debería ser un hecho natural (la integración o paridad) como reclamo publicitario.

Y es que encuentro perverso intentar vender a través de un spot idílico, con un chico discapacitado todo feliz de trabajar en el lugar, ¿eso es real?, es mentira, es pura mentira y ficción publicitaria, claro que se debe producir la integración, pero como algo natural, no como algo para venderlo como que bien lo hace la empresa. Algunos podrán decir que yo soy de los que defiende la provocación como medio de captar la atención, sí, la provocación sí e incluso ensalzar las bajas pasiones hasta un límite sí, pero intentar jugar con el sentimentalismo atravesando líneas rojas que no se deben atravesar, no, eso nunca lo he defendido, ni lo defenderé.

En Pymes y Autónomos | Corbacho anuncia más inspecciones de Trabajo
Imagen | visentico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos