Compartir
Publicidad

La ciudad y el comercio: el puerto.

La ciudad y el comercio: el puerto.
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El puerto ha sido tradicionalmente un punto estratégico en la vida comercial de la ciudad, en torno a él se producían los intercambios, mercancías que llegaban y salían, gente que llegaba y salía. Se intercambiaban bienes, y servicios.

En las ciudades actuales encontramos dos grandes tipos de puertos, los deportivos y los comerciales (que se pueden subdividir en mercancías y pasajeros), que producen un impacto bien diferente en la actividad comercial de la ciudad.

Los puertos de mercancías se han convertido en grandes almacenes logísticos, meros intercambiadores, el puerto es un destino intermedio y no final, gestionados por unas pocas grandes empresas, cerrados al público, ocupan grandes superficies de terreno y tienen una densidad de trabajadores relativamente baja, no generan apenas actividad en su entorno inmediato, acaso tal vez algún local de hostelería, a veces gestionado desde la misma empresa. Es un entorno cerrado y endogámico donde hay pocas posibilidades de establecerse para un autónomo o una pequeña empresa que no sea a través de una concesión administrativa.

Los puertos de pasajeros, pueden llegar a generar un poco más de actividad dado a que las personas tienen necesidades que cubrir durante los tiempos de espera de embarque y desembarque, pero, como sucede con los puertos comerciales es de nuevo un entorno bastante cerrado, apenas accesible por otra vía que no sea la concesión administrativa.

Los puertos deportivos, a pesar de que suelen estar vinculados a clubes privados que ofrecen toda una serie de servicios a sus usuarios, no son entornos tan cerrados. Son entornos muy favorables para negocios que tengan que ver con el lujo; compra y venta de embarcaciones y accesorios, tiendas de ropa, locales de hostería. Todas muy buenas oportunidades de establecerse y crear una empresa (alquiler de embarcaciones, mantenimiento, escuelas de navegación, etc.) o un pequeño negocio de los ya mencionados.

Los puertos deportivos, a diferencia de los otros mencionados anteriormente tienden a estar cerca de las ciudades, de zonas residenciales, lo que aumenta su atractivo; sirven para revitalizar y crear actividad en torno a ellos ya que generan espacios agradables y en los que se permite el paseo.

Tanto los puertos comerciales como de pasajeros se desvinculan cada vez del centro de las ciudades, ligados a éstas por infraestructuras de transporte, en las ciudades han ido hurtando el espacio a los ciudadanos, restingiéndoles el acceso, debido a políticas de riesgos laborales cada vez más estrictas, que no permiten que coexistan cierto tipo de actividades más o menos peligrosas con la presencia de público; antes se podía pasear por el muelle de carga, por la lonja de pescado, y si resbalabas por allí era cosa tuya, ahora se exigen responsabilidades a terceros que no están dispuestos a asumir, y con razón.

En Pymes y Autónomos | La ciudad y el comercio Imagen |Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio