Compartir
Publicidad
Publicidad

Hoy he comprado una microempresa

Hoy he comprado una microempresa
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Bueno, maticemos un poco no una empresa entera pero si una parte. Os cuento: La tienda de mi barrio de productos de alimentación y frutería, la tienda de Manolo para los vecinos de la zona, lleva funcionando unos seis años. El año pasado iba tan bien, que decidió ampliar un poco el negocio. Habilitó parte del almacén, mobiliario… Vamos detalles que no van al caso para lo que cuento. Manolo se gastó 15.000 € para llevar a cabo el invento y lo financió mediante una póliza de crédito a un año. Craso error, por financiar activo fijo con crédito a corto plazo, pero vamos, a lo hecho pecho.

Hace unos días, me comentó que le habia llegado un burofax del banco (si tal y como se lee) comunicándole la fecha de vencimiento de la póliza y la negativa por parte de la entidad a cualquier tipo de renovación o refinanciación. Manolo, es un autónomo de tantos de los que le han dado con la puerta del banco en las narices, a pesar de ser un cliente rentable y con buenos comportamientos de pago. Cuando me lo comentó, comencé a darle vueltas a una idea… ¿Y si me asocio con él como socio capitalista?

La tienda de Manolo no es una mina, no tiene unos beneficios desorbitados, pero es un negocio rentable, con solera y a su dueño le permite vivir bastante bien después de su trabajo. La oferta por mi parte ha sido clara; “Manolo, vamos a valorar tu negocio, te compro una parte y solucionas tus problemas financieros. Tú mantienes tu trabajo y tu sueldo, y yo me hago cargo de los papeles, que con un par de horas a la semana voy sobrado, y yo cobro lo que te cobra la gestoría.”

Pues dicho y hecho. Manolo me ha vendido un porcentaje de su negocio, ha resuelto sus problemas financieros y puede seguir trabajando. Yo, por mi parte, he conseguido unos ingresos adicionales sin apenas invertir tiempo, que los puedo equiparar al retorno de la inversión en 5-6 años,  y además le calculamos una rentabilidad anual que oscila entre un 12-15% ¿Qué banco me ofrece eso hoy en día? Ninguno. Como contrapartida, el negocio se puede ir al traste, es el riesgo, pero también tenemos control y capacidad de decisión sbre el mismo. Todo tiene sus riesgos, y las pymes quizá más.

Después de contaros mi vida, la conclusión a la que quiero llegar es la siguiente ¿Cuánte gente está dispuesta a invertir parte de sus ahorros en pymes? ¿Cuantos empresarios y autónomos están dispuestos a cambiar el chip para trabajar con socios? Si nuestra sociedad consiguiera que las respuestas a las dos preguntas fuesen “muchos” en ambos casos, otro gallo le cantaría al tejido productivo del país y muy probablemente consiguiéramos salir de la crisis actual mucho más rápido.

Imagen | Luza en Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio