Compartir
Publicidad
Publicidad

Encargarle trabajos a los amigos no es una buena idea

Encargarle trabajos a los amigos no es una buena idea
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días leía a Luis Alonso-Lasheras en Twitter una frase que me resultó ciertamente familiar, sobre el hecho de encargarle trabajos a los amigos, cuyo origen es el lema de la empresa de diseño gráfico Caucana:

La mayoría de las Pymes confían su Web a un amigo. Al final, acaban sin Web y sin amigo.

Quien dice web, dice también un programa de ordenador, montar la red informática, formatear y preparar PCs,... y otras muchas cosas que se nos puedan ocurrir (asesorías varias, estudios de mercado,...). En mi opinión, contar con un amigo para que nos eche una mano low cost en alguna cosa está muy bien para temas muy puntuales, cuando no tenemos recursos para llevarlos a cabo o estamos pasando un momento de dificultad extrema, pero no lo veo funcionando bien a medio o largo plazo.

En el caso de una web, sucede que el que encarga no sabe lo que quiere y el amigo no sabe decir que no, o no quiere. Al final, al colega de turno se le pide que haga de diseñador, de programador, de generador de contenido de esos dichosos apartados de noticias que tienen la mayoría de webs de pymes y que no valen para nada, porque sólo muestran noticias copiadas de otros medios y aún encima, con fecha de hace meses. Casi nada le están pidiendo al chaval. Ah, casi lo olvidaba, también hay que contratar algún dominio, un servicio de alojamiento y, claro, posicionar la página en buscadores para que salga en Google, Yahoo y compañía cuando busquemos ¿Casi nada?

En mi opinión, hoy en día es muy interesante tener presencia en internet. Hay muchas maneras de acercarse al mundo web, pero creo que la peor de todas es a través de un amigo. Estoy de acuerdo con la gente de Caucana y yo le daría otra vuelta de tuerca al tema: Consigue a uno o varios buenos profesionales para hacer la web y, si sale bien, acabaréis siendo amigos. No tienen que ser los mejores, tan sólo necesitas gente mínimamente profesional, que sepa lo que hace. Aquí es donde puedes tirar de los amigos, para que te recomienden algún contacto o para que te ayuden a evaluar si una persona/empresa es de fiar o no.

No se debe olvidar que estamos hablando de gestionar un proyecto más. Piensa lo que quieres es viable, en caso afirmativo, asígnale unos plazos, un presupuesto y lánzate a implantarlo. Si se lo encargas a un amigo ¿Le vas a recriminar que no se cumplen los plazos? ¿Vas a exigirle que se ciña al presupuesto? ¿Si hay problemas le reclamarás una compensación o le pedirás que te los arregle cuando no te ha cobrado nada (o casi nada)?

Vía | Twitter Imagen | Hot Rod Homepage

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio