Compartir
Publicidad
Publicidad

El punto de vista de algunos empresarios

El punto de vista de algunos empresarios
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sé que me he quejado en varias ocasiones de la actitud de algunos empresarios, no quiero que este sea un espacio donde exponer situaciones particulares de un trabajo donde tengo que “lidiar” con muchos empresarios y que se generalice lo que, en determinadas ocasiones, sólo es un rasgo de algunos.

La cuestión es que me sigue llamando la atención el punto de vista de algunos empresarios y me gustaría manifestar desde aquí, una vez más, ciertas reflexiones sobre lo que yo creo que muchos deberían cambiar por su bien, el de su negocio y el de las personas que dependen de él. Y de paso, haceros pensar a vosotros que si estais dentro de este grupo, lo abandoneis cuanto antes. Si no lo estais, espero que lo tengais en cuenta para no formar parte de él.

Siempre me ha llamado la atención, por no decir otra cosa, ese tipo de empresarios que hace lo que le parece sin pararse a las repercusiones legales o económicas, que actúa según su único criterio y luego, cuando vienen mal dadas, recurre a los demás para buscar soluciones, que muchas veces no existen.

Pero lo que más me llama la atención son aquellos que siempre pretenden retorcer las normas. Esos que piensan que esas normas, que las leyes o las obligaciones, son siempre de los demás y que nunca tienen que ver con ellos, que esas normas se pueden “flexibilizar” a su conveniencia, pero, eso sí, nunca por parte de los demás.

Hace unos días, asistimos a una ponencia en la Confederación de Empresarios sobre la nueva Ley de la Morosidad. La mayor parte de los que asistieron eran empresarios que buscaban información, por lo que, tras la intervención de la ponente, hubo muchas preguntas sobre el tema.

Lo realmente llamativo es que una buena parte de esas preguntas, lejos de ir en el sentido de los efectos de la nueva Ley o sobre dudas en la manera de aplicarla, eran sobre la manera de evitar su cumplimiento. Si era posible pactar plazos de pago con proveedores superiores a los que marca la Ley (justamente una de las cosas con las que la nueva Ley pretende acabar), la repercusión de firmar de todas maneras unas condiciones de pago distintas, etc. Pero, eso sí, esos mismos que intentaban “ajustar” esos plazos por encima de lo establecido, tambi`´en se interesaban por saber qué medidas tomar cuando sus clientes no cumplían esos plazos.

Entiendo que cada uno ha de actuar conforme a sus intereses, entiendo que manejándonos dentro de la legalidad podemos intentar adaptar las condiciones del mercado en nuestro beneficio, eso creo que lo hacemos todos. Otra cosa es la mentalidad de “conmigo no va eso” o “como la norma es injusta, yo no la cumplo” y los demás, todos por el libro. Mejor vayamos todos por el mismo libro, hagamos valer nuestros derechos y cumplamos con nuestras obligaciones y nos irá mejor a todos.

En Pymes y Autónomos | Empresarios: ángeles y demonios
Imagen | Freddy The Boy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio