Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando la crisis es el negocio

Cuando la crisis es el negocio
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces en esta misma tribuna o en cualquier otro medio podemos leer, escuchar o ver como nos dicen que detrás de la mala situación económica que en estos momentos afecta a muchos países no solo se esconden amenazas, que se esconden oportunidades, que después de la tempestad siempre llega la calma y que nada es eterno, tampoco los malos tiempos.

Y todo lo dicho anteriormente lo hemos visto plasmado una y mil veces, incluso por el firmante de este mismo articulo en otros escritos, y cabe decir que muchas veces por convicción y otras por una mezcla de convicción con un intento de estimular a la sociedad, de transmitir optimismo, buenas vibraciones al lector, pero estas vibraciones se tornan en realidades como puños si damos una vuelta de tuerca más al tema y convertimos la crisis en fuente de beneficios, ¿como?, veámoslo.

La denominada crisis y sus efectos nocivos en la economía publica y privada de muchos países y con todo ello en el mercado laboral y en el desarrollo de millones de empresas y profesionales autónomos son una realidad nefasta y contrastable, una realidad que se lleva por delante cual virulento río desbocado muchas realidades, muchos sueños, pero esa misma realidad ya no solo se torna oportunidad, sino se torna autentica fuente de ganancias para muchos, y es que donde algunos pierden, otros ganan, y que esos algunos ganen, significa que algunos pierdan, ¿sabemos ponernos, adaptarnos o reinventarnos en el lago ganador?, a veces si, a veces no, pero es que incluso a veces no es necesario ni conveniente, ¿porque?, sigamos.

La crisis se ha llevado al traste a muchos negocios, incluso a muchos sectores, pero también ha significado el auge de muchos otros, sectores que no encontraban su lugar en una sociedad boyante, lo encuentran en una sociedad con la soga al cuello, casas de reparaciones que ahora reparan lo que antes se tiraba, cadenas de alimentación que antes solo vendían a la clase más baja y que ahora sirven (más bien mal sirven diría yo) a una base más amplia de población, tiendas de oportunidades o de intercambio han encontrado su dorado donde los demás han mordido el polvo, ¿en que lugar quedamos nosotros, con nuestra empresa o carrera profesional de no formar parte de ese segmento?.

Dependerá y mucho del tipo de servicio que prestemos o productos que ofrezcamos, por supuesto si nuestro sector es un sector muerto, moriremos con él, al contrario, si es susceptible de reconversión podemos reconvertirnos con él, ahora bien, encontrar nuestro dorado bajando a los bajos fondos no creo que sea la opción más sostenible ni apropiada en el medio y largo plazo, pues los tiempos boyantes volverán, tarde o temprano volverán y hemos de estar preparados para ofrecer lo que hemos ofrecido siempre pero adaptado a la nueva realidad, reconvertidos sí, pero reconvertidos en pos de la eficiencia y de la diferenciación en base a un servicio de calidad o en base a nuestros mejores atributos, es decir, reconvertidos (reitero) sí, pero corrompidos jamás.

En Pymes y Autónomos | Del “low cost” al “quality cost”
Imagen | simplifica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio