Compartir
Publicidad
15 años de vida laboral por delante y sin posibilidad de encontrar empleo
Reflexiones

15 años de vida laboral por delante y sin posibilidad de encontrar empleo

Publicidad
Publicidad

El pasado viernes el Gobierno dio luz verde al plan Reincorpora-t enfocado a mejorar las opciones de encontrar empleo de un colectivo, los mayores de 52 años que llevan varios años en el paro. En muchos casos son personas que tienen 15 años de vida laboral por delante y sin posibilidad de encontrar empleo.

Porque muchas veces las empresas a la hora de contratar pueden tener algunos prejuicios. Recuerdo hace años a una persona que estaba en esta franja de edad de los 50 al que echaron para atrás en una empresa dedicada a crear páginas web porque este trabajo era más de jóvenes.

Los trabajadores senior no son bien recibidos en muchas empresas

No se valora el conocimiento que esta persona puede tener para llevar a cabo su trabajo más allá de su habilidad curricular para hacerlo. Lo más probable es que a igualdad de condiciones veamos como se contrata a una persona más joven para hacer un trabajo relacionado con la tecnología. Pero nos olvidamos que esta se aplica a las empresas.

Cuestiones como la inteligencia emocional, la empatía o el compromiso, tan valorados en la empresa se mejoran con la experiencia

Tal vez esta persona de 50 años sea capaz de empatizar mejor con el jefe de la compañía al que tiene que hacer su página, porque generacionalmente están más cerca, porque sabe qué preguntas tiene que hacer para que el resultado esté acorde con lo que se busca, etc. En definitiva, además de un conocimiento técnico, sabe conducir al cliente y llevarlo hacia donde le interesa.

Otras veces se descarta a un trabajador senior por cuestiones de trabajo físico. En un mundo cada vez más robotizado, donde las máquinas cada vez prestan una ayuda mayor no deberían existir trabas para contratar a gente mayor. Las empresas están reduciendo su campo de elección de empleados cada vez más.

Cada generación tiene sus puntos negativos para las empresas

A los más jóvenes no se les contrata porque no tienen experiencia, a los de mediana edad, tienen experiencia pero tienen hijos a cargo y esto puede suponer un problema para viajar, para hacer más horas si se necesita, etc. y los más veteranos, que ya tienen los hijos más mayores, pero pueden tener que cuidar de sus padres. Cada generación tiene sus pros y sus contras, pero parece que a los mayores solo se le valoran las contras.

Es una situación muy complicada de revertir. Porque en muchos casos el mundo laboral ha cambiado desde que ellos perdieron su último empleo. Un ejemplo sería un empleado de seguros, donde el trabajo que se hacía hace cuatro o cinco años poco tiene que ver con lo que se puede hacer ahora. El asesor de seguros clásico ha perdido su sentido clásico de ofrecer el mejor precio. Eso ya lo ofrecen los comparadores a través de Internet.

Además es una cuestión estructural en el modelo de empleo en España. La tasa de parados de larga duración duplica la media de la UE. De todas formas es muy complicado revertir la situación si no se trabaja con las empresas o se incentiva el contrato de estos parados de larga duración, para que resulte más atractiva su contratación.

Imagen | skeeze

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio