Compartir
Publicidad

¿Soluciones a la crisis? Imaginación

¿Soluciones a la crisis? Imaginación
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que se inicia la vuelta al cole… me pregunto si no sería una buena solución que la administración cediera temporalmente bienes de dominio público ya edificado (escuelas, colegios, institutos…) a empresas privadas para que éstas pudieran explotarlas, ya sea en régimen de concesión administrativa o cualquier otra fórmula que se adaptara a la citada finalidad.

Este remedio permitiría, a la par que generar ingresos extraordinarios a la administración, que empresas interesadas en este tipo de instalaciones (infrautilizadas en muchas y largas épocas del año) pudieran hacer uso de las mismas y así generar ingresos, trabajo y en consecuencia moving (como diría Macaco en su videoclip).

De todos es sabido que la mayoría de escuelas (como paradigma de lo que intento explicar) además de cerrar durante toda la época estival, Semana Santa y navidades (sin perjuicio de los servicios mínimos de julio y medio septiembre que para nada requieren toda la edificación) gozan de unas instalaciones que muchas empresas querrían.

También es popularmente conocida la dificultad de adaptar el calendario escolar al laboral común. Si bien es cierto que antaño existía algún familiar caritativo que podía hacerse cargo de los niños, la evolución social y del propio mercado laboral ha hecho que eso no sea ya posible (a no ser que el paro siga aumentando como hasta ahora). Por todo ello, si la administración sigue sin mover un ápice el calendario, lo mínimo que podría hacer es buscar soluciones que además de generar ingresos por la cesión de las edificaciones, instalaciones, etc. sirvieran para generar empleo a la par que aniquilar un problema que los padres no saben cómo solventar (si no es destinando ingentes cantidades de dinero en campamentos privados y elitistas).

Esta solución sería más viable si cabe, si dada la eventualidad del servicio, la empresa explotadora/emprendedora gozara de bonificaciones en la contratación de trabajadores, en la imposición directa, etc. Bajo mi punto de vista, una buena administración de los bienes de dominio público permitiría dar salida a un stock desaprovechado nada desdeñable.

Además, sería posible destinar funcionarios de carrera hoy en día en activo pero sin prácticamente trabajo (todos sabemos que existen… y no quiero generar debate con ello) a gestionar este proyecto. La movilidad funcional está ahí, pero en ocasiones hay que incentivar (concepto arraigado en el sector público) la misma.

Parece que cada vez más se está planteando como solución al gasto público el Presupuesto Base Cero, basado en la idea de que cada uno de los gastos que constan en el mismo deben estar perfectamente justificados, y evitar así que éstos sean fijados en función de los gastos del año anterior (sabemos que así se hace en multitud de ocasiones), y sin tener en cuenta si son realmente necesarios. El fin último de este presupuesto es lograr que no existan proyectos inútiles, y que aquellos que se decida llevar a cabo consuman la menor cantidad posible de recursos.

Presupuestos públicos basados en esa técnica presupuestaria, y un poco de brainstorming son los ingredientes básicos para que ideas atractivas den paso a un manjar repleto de inquietudes empresariales carentes de propiedades.

En fin, no sé... únicamente trato de explorar para ofrecer. De ahí que el propio interrogante forme parte del título indicando una solución.

¿Quién quiere un gobierno creativo? Un emprendedor con ilusión

Imagen | Galería de Alicepopkorn

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio