Compartir
Publicidad
Publicidad

Es más difícil aparcar en mi empresa que en el centro de Madrid (I)

Es más difícil aparcar en mi empresa que en el centro de Madrid (I)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El titular de esta entrada es el comentario de un amigo hace poco, al contarme sus peripecias con el aparcamiento en la empresa, en varias situaciones por las que ha pasado. Le ha tocado de todo: Oficina en el centro de la ciudad en la que es literalmente imposible encontrar una plaza en la calle o en un garaje; nave industrial con superficie más que se sobra para aparcar; nave más ajustada en la que había que hacer encaje de bolillos para dejar el coche…

El caso es que esta persona se quejaba de su actual situación, en la que él ve como algunos empleados malgastan el espacio disponible en el patio, al dejar mal aparcado el coche, lo que causa un serio trastorno a los que llegan más tarde a trabajar. Las cosas no están como para que las pymes desperdicien recursos, comprando suelo para que los empleados puedan aparcar. Alguna decisión hay que tomar o proponer a la dirección, que, según cuenta, de momento no ha tomado cartas en el asunto.

El tema me recordó a un programa que vi en televisión, de esos tan de moda… “fulanos por el mundo”, en el que un españolito que andaba perdido por el norte de Europa decía que, en su empresa, los que llegan antes aparcan más lejos del edificio de oficinas. Así, los que llegan más tarde, pueden aparcar más fácilmente. Curioso y, sinceramente, creo que es algo que difícilmente veremos por aquí, salvo que cambié mucho nuestra mentalidad.

El primer paso este cambio de política es el del estudio de las necesidades y capacidades de la empresa, en cuanto a parque móvil de empleados, suelo disponible, previsión de crecimiento y necesidades futuras,…. Antes de implantar ninguna medida, es importante ponerse a pensar qué tenemos, qué queremos y resolver qué podemos hacer.

Si pensamos en medidas a adoptar para cambiar esta situación, lo más lógico en primer lugar es intentar reducir el número de vehículos que aparcan en el recinto la empresa. No, no seas malpensado, no hace falta despedir a nadie… Basta con proponer a los empleados que vengan a trabajar compartiendo coche, llegándo incluso a premiar a los que se acojan al programa (por ejemplo, dejándoles salir unos minutos antes de la hora oficial o dejándoles las mejores plazas de parking para ellos). Otra opción es poner turnos para aparcar en el recinto interior (p.ej: A través de un sistema de autorización en días pares o impares, semanales, mensuales,...)

En la segunda parte de la entrada, os contaré más recomendaciones que yo le haría a mi amigo para poner en práctica medidas de mejora. Saldrá publicada mañana, pero si ya te apetece ir contándonos qué tal lo lleváis en vuestra empresa, qué medidas se te ocurren o simlpemente desahogarte por aquellos que te hacen la vida imposible aparcando, ya sabes que aquí somos todo oídos.

En Pymes y Autónomos | Apoya el transporte sostenible en tu empresa
Imagen | akeg

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio