Compartir
Publicidad

Perfiles de venta que tu empresa no debe tener

Perfiles de venta que tu empresa no debe tener
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los vendedores han de ser como los médicos siempre han de prácticar la AMP (actitud mental positiva), por muy oscuro que esté el panorama y muchos problemas personales que tengan han de ser capaces de abstraerse de su estado de ánimo durante su trabajo.

Pero este es el caso óptimo en un escenario ideal, pero la realidad nos muestra que nuestro equipo de ventas está expuestos a multitud de contagios que hay que evitar.

Actitudes negativas que contagian a un equipo de ventas

  • El pesimista

Esta actitud se transmite al grupo imprimiendo una actitud permanente de derrota. Cualquier objeción se convierte para ellos en una razón de peso para no vender. Algunos síntomas que evidencian esta situación es el uso de frases del estilo, estos objetivos son inalcanzables, con estos medios es imposible, la competencia sí que sabe, etc.

Lo peor de esta situación es que facilmente se entra en un círculo vicioso negativo pues sus malos resultados realimentan reafirman su creencia en un "ya lo decía yo".

  • El nocivo

Esta tipología se distinguen por ser buenos comunicadores de su frustración, la que traen de la calle por no haber sido capaces de lograr vender, la intentan transmitir al resto de miembros del Equipo en forma ácida.

Se les identifica por comentarios como esto no es más que el principio, con los Jefes que tenemos, así no va a funcionar, etc. Son tan corrosivos que perjudican tremendamente el equilibrio del equipo y acaba contagiando su frustración a todos los integrantes.

  • El hedo-masoca

Para ellos sólo existe el lado negativo de las cosas y no paran de darle vueltas no permitiendo que en su mente entren otras ideas de signo distinto. Y les encanta hablar de ello, por lo que se les identifica con este tipo de frases, si es que nos lo merecemos, si ya lo decía yo que tanto esfuerzo para nada, etc. Sus efectos son evidentes, alguien que te recuerda lo ruin e injusto que es el mundo te acaba convenciendo.

  • El resignado

Se les puede definir como rutinarios de la venta. Trabajan con carácter mecánico y cecen de creatividad, emoción y empuje, es decir, de proactividad. ¿Cómo les identificamos? por comentarios como si es que esto es así, ya se sabe cómo son los clientes, qué vamos a ofrecer que sea distinto, etc. El gran problema es que transmiten mediocridad la conjunto del equipo.

  • El catálogo interactivo

Se limita a contar al cliente las características de la oferta correspondiendo exclusivamente la toma de decisión a aquel sin que el vendedor deba influir. Hacer más, para ellos, es presionar y no se ven en ese papel. Se les localiza porque sus frases retóricas con yo no quiero que el comprador se sienta presionado, a mí no me gustaría que me insistieran, etc.

Propagan su mensaje y confían en la providencia para que los resultados lleguen, ellos siembran pero no cultivan.

Su efecto en el resto es más muy adverso porque les induce a hacia una actitud dirigida a la exposición en lugar de la argumentación y el convencimiento, que exige más esfuerzo.

Lo importante es estar atento a estos síntomas para, tan pronto como sucedan, ponerles remedio y no acabe contagiando al resto del equipo.

Imagen | Bill Ward En Pymes y Autónomos | Cultivando el buen ánimo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio