El comercio tiene un problema con las rebajas y ya venía de antes de la crisis

El comercio tiene un problema con las rebajas y ya venía de antes de la crisis
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Estamos oficialmente en campaña de rebajas pero no lo parece. O al menos los precios de los productos rebajados en muchos casos no parecen atractivos para los consumidores. Y esto incide de forma directa en la facturación, pero también en la posibilidad de vaciar el producto almacenado para hacer sitio, y caja, para la nueva temporada. Y es que el comercio tiene un problema con las rebajas y ya venía de antes de la crisis.

Los descuentos constantes hacen menos atractivo para los compradores el momento esperado de comprar el producto que desean a un menor precio. Esto ya venía ocurriendo de forma regular antes de la crisis, con descuentos importantes en una parte de la gama de productos a la venta en una u otra tienda. Y con internet como gran comparador para poder ver si es o no interesante el precio.

Ahora con la crisis económica y las restricciones muchos negocios han intentado animar sus ventas con descuentos importantes de media temporada, unas rebajas encubiertas, que lo que al final provocan es que llegado el momento decisivo de la apertura oficial de la campaña, muchos consumidores ya no tengan la necesidad de comprar nada.

Para las grandes empresas no es un problema. Tampoco para las grandes plataformas de venta a través de internet. Pero no podemos decir lo mismo del pequeño comercio, que tiene que competir con ellos y en este caso ni siquiera reduciendo de forma drástica sus márgenes puede que llegue a sacar el producto que tiene en el almacén.

El problema es que los costes para el pequeño comercio, que no tiene una economía de escala como una gran plataforma de internet o una gran cadena con franquicias por todo el país, son más elevados. Y necesita margen de beneficio para que le salgan las cuentas. Y una campaña de rebajas de éxito es clave para sobrevivir.

Si a esto le unimos que este año además la movilidad o el turismo están más limitados, se dan todos los elementos para que esta campaña de rebajas sea una de las más complicadas de los últimos años. Algo similar a lo que ya ocurrió el año pasado. Pero en este caso tenemos más deudas y menos liquidez, se afronta con la inseguridad de que puede que la situación no se recupere del todo este invierno y la esperanza de volver a una facturación normalizada en 2022.

Pero para muchos comercios cuando llegue este momento su situación habrá cambiado. Habrán perdido clientes, que han encontrado otras alternativas ya sea en la venta a través de internet o de nuestra competencia que ha sabido adaptarse mejor a la situación.

Imagen | Artem Beliaikin en Pexels

Temas
Inicio