Vacaciones de verano 2022: cómo crear un calendario sin conflictos en la empresa

Vacaciones de verano 2022: cómo crear un calendario sin conflictos en la empresa
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Parece que el descanso que muchos han disfrutado durante la Semana Santa ya ha quedado en el olvido y en muchas compañías ya se están empezando a planificar las vacaciones de la época estival. Hoy en día es complicado encontrar empresas que cierren todo un mes, algo habitual hace años que era el que todo el mundo se cogía de vacaciones, normalmente agosto. Vamos a explicar cómo preparar las vacaciones de verano y crear un calendario sin conflictos en la empresa.

Porque siempre pueden surgir fricciones a la hora de elegir los días que se toma cada trabajador, que varias personas quieran o necesiten por diferentes motivos el mismo periodo y hay que tomar una decisión de consenso para ver cómo proceder.

Otro problema que se puede dar, más habitual de lo que nos creemos, es que el esperado descenso en la cantidad de trabajo que tenemos pendiente no se produzca. Y al tener a menos personas en la plantilla, los que están trabajando se ven saturados.

Cómo crear un calendario de vacaciones de verano sin conflictos

Por todo ello es importante establecer unas normas para que cada empleado sepa en qué condiciones se pueden solicitar las vacaciones o cómo decidir en caso de que dos quieran coger el mismo periodo y solo se pueda marchar uno.

  • Definir el flujo de trabajo esperado, a ser posible por departamentos. De esta manera podemos definir cuántos empleados de un mismo departamento se pueden coger vacaciones de forma simultánea. 
  • ¿Qué dice el convenio del sector? En determinados sectores el convenio colectivo marca los periodos en los que obligatoriamente la empresa tiene que conceder al menos una parte de las vacaciones a sus empleados. Suele ser un periodo amplio, que incluye casi siempre los meses de verano. 
  • ¿Con cuánta antelación se deben pedir las vacaciones? Algo que normalmente está regulado por el convenio sectorial o el de empresa. Para evitar problemas se suelen poner un mínimo de uno o dos meses antes para poder hacer las previsiones necesarias.  
  • Fechas de preferencia y segundas opciones, porque en muchos casos no siempre vamos a poder elegir nuestra fecha preferida, pero hay una segunda opción que puede ser viable. De esta manera si hay dos empleados que quieren las mismas fechas y un año cede uno, al siguiente el otro ya sabe que si coinciden debería ceder el turno.
  • Fomentar un buen ambiente laboral es la mejor política para lograr que todo el mundo salga beneficiado. Si tenemos un buen ambiente será raro que los empleados negociando entre ellos no logren un acuerdo. 

Los derechos adquiridos y la resolución de conflictos

En algunos casos los empleados que son más veteranos asumen que tienen más derechos que aquellos que acaban de entrar. Tradicionalmente se han cogido determinados días y no quieren cambiar. Pero esto no implica que si durante años han disfrutado de las vacaciones cuando a ellos les ha interesado lo tengan que seguir haciendo si otra persona necesita las mismas fechas. 

Además hay que tener en cuenta que en la mayoría de convenios está regulado que los empleados con hijos en edad escolar tienen preferencia a la hora de coger vacaciones que les permitan el cuidado de los mismos cuando no tienen colegio. 

Por último, si un empleado no está de acuerdo con el periodo de vacaciones asignado puede acudir a los tribunales, que serán los que tengan la última palabra. Puede demandar a la empresa, pero también a un compañero por el que se sienta perjudicado. Esta situación se debería tratar de evitar mediando para lograr un acuerdo. 

Temas
Inicio