Compartir
Publicidad

Si funciona no lo toques, así cayeron Nokia, BlackBerry o Toys 'R' Us

Si funciona no lo toques, así cayeron Nokia, BlackBerry o Toys 'R' Us
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Quedarte quieto es la mejor forma de que la competencia te pase por encima. En el mundo de la empresa existe un mantra millones de veces repetido, que de tanto usarlo se ha convertido en el enemigo de muchas organizaciones. El "si funciona no lo toques" ha sido un claro ejemplo de como empresas líderes en su sector eran incapaces de detectar cambios en el mercado y adaptarse a ellos.

Y esto no se para. No por quedarnos como estamos vamos a seguir igual que el año pasado en ventas. Porque aunque la práctica del Don Tancredo esté muy extendida en la cultura de nuestro país, no significa que por quedarnos quietos, nuestros clientes no vayan a cambiar en sus gustos o la competencia no evolucione, cambie la forma de distribuir sus productos o servicios y se quede con nuestra cuota de mercado.

El último ejemplo de una compañía líder que cierra nos lo trae Toys 'R' Us que está a punto de echar el cierre definitivo. De momento van a cerrar una gran cantidad de tiendas en Estados Unidos y gran parte de los europeos. La estrategia de la compañía no ha cambiado en los últimos años, apertura de grandes establecimientos comerciales en el extrarradio, cuando los centros comerciales están en decadencia, sobre todo en Estados Unidos. Pero también sin evolucionar en las ventas online ofreciendo una experiencia de compra que supere lo que ofrecen otros como Amazon.

Ya lo vimos en el mundo de la telefonía con gigantes como Nokia o BlackBerry que teniendo productos líderes no supieron adaptarse a tiempo a la llegada de las pantallas táctiles, los nuevos sistemas operativos, pero también la mejora en las comunicaciones y redes inalámbricas. Productos estrella de estas compañías como el BBM ya no tenían sentido para muchos consumidores, como tampoco los teclados táctiles.

Pero las compañías evolucionan constantemente. Pedir a un cliente que nos envíe un fax era admisible si acaso hace 15 años, pero hoy en día supone un problema para el cliente, más que una solución. Este ejemplo simple lo podemos trasladar a muchos ámbitos de la empresa. No se trata de experimentar e implantar soluciones que no sean lo suficientemente solventes, sino más bien de estar vigilantes a los cambios y abiertos a la innovación que mejora nuestros negocios.

En Pymes y Autónomos | La empresa española incapaz de adaptarse a los cambios, ¿si funciona no lo toques?

Imagen | rawpixel

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio