Compartir
Publicidad

Shackleton: el desafio como motivación

Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Shackleton es citado como ejemplo de liderazg. Para él que no le suene, su aventura y la de los 27 tripulantes del Endurance en la Antártida tiene caracteres épicos, y es uno de los ejemplos más claros de que el ser humano es capaz de ir mucho más lejos de lo que pensamos si cuenta con la motivación adecuada. Y habiendo defendido la necesidad de una motivación externa en esta y otras páginas, no puedo por menos que dejar de admitir que la más poderosa de las motivaciones es la interna. Y entre los factores que la alimentan, esta sin duda el espíritu de desafío, de probarse a uno mismo. A continuacion reproduzco el anuncio con el que Shackleton reclutó a su tripulación.

Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo bajo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.

Ahora comparadlo con los habituales de la prensa salmón: empresa líder, sueldo competitivo, posibilidades reales de promoción. Es difícil encontrarse con uno que diga algo así como sector complicado, riesgos profesionales, sin grandes apoyos externos, etc. Y sin embargo, al anuncio del británico respondieron miles de hombres, siendo finalmente seleccionados 27. Y todos volvieron a casa. Ni uno solo falleció a pesar de la múltiples penalidades.

Y quizás eso explica la fuerte motivación interna de la tripulación. Confiaban en su apitan ya que tenían motivo para ellos. No les dejo atras y cumplió su compromiso con ellos. la motivación interna es necesaria, si, pero tambien la empresa debe fomentarla, cultivarla y en una palabra, ganársela. ¿Cuántos de nosotros somos capaces de generar esa ilusión en un equipo?

Más información|Abilene Blog
En Pymes y Autónomos|La quema de naves como fórmula de motivación, Motivar a la plantilla: Misión Imposible
Enlace|Vídeo original YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio