Compartir
Publicidad

¿Optimismo? Sí, pero con acción

¿Optimismo? Sí, pero con acción
0 Comentarios
Publicidad

Hoy por hoy, cinco años después de que estallara esta crisis económica, se antoja harto complicado ver la luz al final del túnel. De eso no hay duda. Pero luchar a diario por un proyecto sin la esperanza de un futuro mejor, de un horizonte donde se conquisten los objetivos profesionales pierde todo el sentido. Por eso, frente a un optimismo pasivo, que se queda sólo en imaginar ese mañana, hay que defender uno proactivo, cargado de acción y de iniciativa.

Una de las críticas que se nos achaca a los optimistas (uno lo es por absoluta convicción) es que esta forma de ser, de afrontar la vida y los proyectos implica, necesariamente, abandonarse a un pensamiento positivo. Entender que el futuro debe estar repleto de luz y, por tanto, sólo es necesario sentarse a esperar a que llegue, sin más. Nada más lejos de lo que uno entiende por esta forma de pensar y de vivir.

Desde hace mucho tiempo, no es fácil zafarse de las malas nuevas que nos deja la economía, nuestro propio entorno... Despidos, ERE, desahucios, desempleo, cierres. A veces, es imposible aislarse de todo ello y se suele caer en el error de dejarse llevar. No hay nada que hacer y hay que aceptar que nos ha tocado la peor de las épocas económicas de los últimos ochenta años.

Pero esa opción no lleva a ningún sitio. Siendo lo más pragmáticos posibles, dejarse llevar sólo servirá para conseguir buenas excusas con las que rendirse. En cambio, si se buscan motivos con los que seguir, si se acepta la realidad de hoy pero siempre con un ojo puesto en la luz de ese túnel los resultados pueden ser distintos. No intentarlo es tener el fracaso garantizado.

Ese optimismo, por tanto, no debe ser pasivo, no debe basarse en una simple creencia, si no en hechos, en planes, en iniciativas. Decirte a ti, un empresario o autónomo que luchas contra viento y marea a diario por sobrevivir a un entorno hostil y muy complejo, que el futuro será mucho mejor sin más es casi una provocación. Pero si el discurso es que el mañana puede estar lleno de luz sólo si lo luchamos y lo peleamos, todo cambia. ¿Optimismo? Sí, pero con mucha acción.

En Pymes y Autónomos | El optimismo es la clave para salir adelante, Optimismo y ánimo ante la vuelta al trabajo Imagen | Scott Beale

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio