Compartir
Publicidad
Publicidad
Nueve preguntas que debes hacerte antes de ser autónomo
Management

Nueve preguntas que debes hacerte antes de ser autónomo

Publicidad
Publicidad

Cuando un profesional empieza a valorar la posibilidad de hacerse autónomo son muchas las dudas que surgen. Lo principal es saber si seremos o no capaces de salir adelante con nuestros propios medios. Pero para ello es necesario hacerse una serie de preguntas antes de hacerte autónomo.

Y aquí es muy importante no hacerse trampas al solitario. De nada sirve autoengañarnos. Son muchas la dificultades que el trabajador por cuenta propia tiene que sufrir para salir adelante. En un primer momento muchas de ellas se pueden suplir con la ilusión de iniciar un nuevo proyecto, pero no siempre se podrán mantener en el tiempo.

1. ¿Qué puedes vender?

Al final para trabajar por nuestra cuenta tenemos que vender algo. Tenemos que disponer de una habilidad que se pueda vender. Aquí por lo general es nuestra habilidad profesional para ejecutar un determinado trabajo o tenemos una idea de negocio para vender algo. Da lo mismo que sea montar un bar, una tienda online o cualquier otro tipo de comercio.

En este sentido si no estamos seguros de nuestras habilidades para salir adelante, que nos van a dar una ventaja competitiva para que nos elijan a nosotros por delante de otros profesionales que ofrecen servicios similares hay que darle una vuelta a nuestra idea de negocio.

2. ¿A quién se lo puedes vender?

Es fundamental realizar un estudio de mercado serio que te permita identificar el cliente potencial al que vas a venderle, qué oferta de la competencia tenemos y las posibilidades reales que nuestra oferta tiene para ganarse a estos clientes.

A la vez se necesita una buena red de contactos. No solo para vender, sino para que nos ayuden a dar a conocer nuestro negocio, a captar nuevos clientes, pero también a superar determinados errores que como autónomos novatos podemos cometer en los primeros momentos.

3. ¿Sabes trabajar solo?

Muchos profesionales son muy buenos en su trabajo, pero sin embargo no saben hacerlo solos. En las empresas han estado tutelados, dirigidos y acompañados por otros profesionales. A veces hacerlo todo a nuestra manera, tomar todas las decisiones no es sencillo y a muchos les da vértigo esta cuestión.

Además es necesario un alto grado de disciplina. Está muy bien ser tu propio jefe y concederte la mañana libre. Pero en poco tiempo te das cuenta que esto también se paga, que sigues teniendo plazos de entrega y que el tiempo es uno de los bienes más preciados que tienes. No se puede malgastar.

4. Dispones de recursos para iniciar la actividad

Los inicios son siempre complicados. Por eso se necesita un colchón financiero que nos permita ir asentando la base de clientes que harán que nuestro negocio vaya consolidándose poco a poco hasta lograr hacerlo rentable.

Son muchos los negocios que se inician con gran ilusión, pero que no pueden aguantar menos de tres meses sin generar ingresos. Lo más probable es que los primeros meses no se cubran gastos, si no lo puedes resistir o no puedes cubrir esta posibilidad, mejor no lanzarse y generar deuda.

5. ¿Puedes arrancar sin abandonar tu trabajo?

Por esto precisamente una de las opciones que se pueden plantear es la posibilidad de mantener una doble actividad. Si inicias tu negocio sin abandonar tu trabajo puedes tener más posibilidades de consolidar esa base de clientes necesaria.

No es tan sencillo cómo parece, ya que el déficit de tiempo que no dedicamos a nuestro negocio muchas veces lastra sus posibilidades de éxito. Para otros profesionales es una oportunidad de ir explorando poco a poco si podrían salir adelante por su cuenta.

El autónomo muchas veces cobra mucho menos por hora trabajada que cualquier asalariado

6. ¿Cuántas horas estás dispuesto a realizar?

Ser tu propio jefe es muy bonito sobre el papel. Pero antes de lanzarte al vacío es importante charlar con otros profesionales del sector. A los que les va bien y también con los que no tanto. Te van a poner sobre aviso de la cantidad de horas que vasa trabajar.

Al final puede que echando cuentas no te compense tener un precio por hora tan bajo. Muchos preferirán quedarse en su empresa donde trabajarán menos horas, tendrán sus vacaciones y si se ponen enfermos o tienen un accidente laboral sus emolumentos no se resentirán de forma severa.

7. ¿Dispones de conocimientos financieros y fiscales?

Además de ser tu propio jefe también tendrás que ser tu propio contable, tu propio asesor y experto fiscal. Por eso es necesario disponer de conocimientos financieros y fiscales. Cuanto más sólidos sean menos tiempo vamos a perder en estos aspectos de gestión.

Lo malo es que si no somos capaces de llevarlo por nuestra cuenta tendremos que contratar a un profesional que nos ayude con estas cuestiones. Al principio puede parecer un gasto más, pero en poco tiempo y si el negocio funciona nos daremos cuenta que se trata de una inversión ya que el tiempo siempre escasea para un autónomo y estos temas son un pozo de horas perdidas.

8. ¿Tienes dotes comerciales?

No basta con ser un buen profesional, con tener un buen negocio. Además hay que saber vender. Todo autónomo tiene que tener dotes comerciales, que le permitan aumentar su base de clientes y retener a los que ya tiene. Si no te gusta tratar con la gente, la atención al público o el trato directo será complicado salir adelante como autónomo, aunque en determinados sectores es posible.

9. ¿Tengo derecho a bonificaciones?

Esto es fundamental, ya que sobre todo al principio puede marcar la diferencia entre tener un plan de negocio viable o no. Aquí están disponibles la tarifa plana de los autónomos, que te permitirá pagar 50 euros durante los primeros 6 meses. Quizás si vas a dar de alta ahora te conviene esperar a que se publique la ley de reformas urgentes del trabajo autónomo que lo ampliará a un año.

Si estás cobrando el paro sí puedes utilizarlo de diferentes maneras para empezar tu negocio. En todo caso antes de darte de alta o realizar la solicitud lo ideal es asesorarse bien, ya que de otras formas podemos llevarnos la sorpresa de que nos deniegan esta posibilidad.

Ser autónomo, ser tu propio jefe, trabajar para ti o ser emprendedor puede sonar muy bonito, pero es un camino largo y lleno de dificultades. Antes de dar el paso y asomarnos al abismo es necesario evaluar seriamente si estamos o no cualificados para salir adelante por nuestra cuenta o no.

En Pymes y Autónomos | ¿Cuánto cuesta hacerse autónomo? Los costes personales y familiares

Imagen | FirmBee

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio