Compartir
Publicidad

¿Muchos o pocos proveedores?

¿Muchos o pocos proveedores?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las estrategias más importantes desde el punto de vista de la logística es la elección de los proveedores que suministrarán los recursos necesarios que permitirán llevar a cabo nuestro negocio.

En líneas generales, la base de esta estrategia es identificar quienes serán nuestros proveedores pero, sobre todo, cuántos proveedores necesitaremos. Una decisión tan crucial que puede marcar la diferencia entre una buena y una mala estrategia de toda la cadena de suministros.

Muchos proveedores: buscando la competencia entre proveedores

Por un lado, si nuestra empresa opta por una estrategia de muchos proveedores, todos y cada uno de los proveedores responderán a nuestras demandas y especificaciones con una solicitud de presupuesto, adjudicándose el pedido el proveedor que ofrece unas mejores condiciones, que normalmente suele ser la que ofrece un mejor precio.

Esta estrategia propicia el enfrentamiento y la competencia entre los proveedores, que luchan entre sí por ofrecer el mejor precio, lo que sin duda beneficiará al comprador ya que en todo momento recibirán la mercancía al menor coste posible.

Es una estrategia interesante cuando de lo que se trata es de realizar pedidos de productos estándar y homogéneos. Sin embargo, es evidente que su objetivo no son las relaciones de asociación a largo plazo entre los proveedores y los socios.

Pocos proveedores: estableciendo relaciones a largo plazo

La estrategia de pocos proveedores, en cambio, implica que, en lugar de buscar atributos a corto plazo tales como el bajo coste, el comprador busca establecer relaciones de largo plazo con unos pocos proveedores especializados, que comprenderán mejor los objetivos generales de la empresa y del cliente final.

Utilizando pocos proveedores, es posible crear valor utilizando economías de escala y una curva de aprendizaje que produzca bajos costes de transacción y de producción.

Sin embargo, como en todas las estrategias, existe una desventaja: el coste del cambio de socio es enorme ya que existe una dependencia muy grande del mismo, por lo que el proveedor y el comprador corren el riesgo de convertirse en prisioneros el uno del otro. El comprador también debe preocuparse por los secretos comerciales y por los proveedores que pueden realizar otras alianzas o comprender mejor sus propios negocios.

Conclusión

En definitiva, no existe ninguna estrategia óptima en lo que a elección del número de proveedores se refiere. Todas tienen sus pros y sus contras pero, en todo caso, la decisión final será la que la empresa pida en cada momento.

En Pymes y Autónomos | No siempre es fácil 'romper' con un proveedor Imagen | daquellamanera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio