Compartir
Publicidad

La importancia del marketing de Evangelización en la pyme

La importancia del marketing de Evangelización en la pyme
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El boca a boca, boca a oreja, boca a oído, se le conoce con diferentes términos pero el marketing de evangelización es algo tan sencillo como tener a clientes satisfechos que comparten su experiencia de compra con otros potenciales clientes.

Parece que con la llegada de las redes sociales se haya creado una nueva estrategia de marketing pero en realidad sólo ha ampliado la información que antes nos llegaba a través de amigos/conocidos. Las pequeñas empresas son las que más partido pueden sacar de esta herramienta del marketing.

El cliente evangelizador es algo más que un cliente satisfecho

El marketing de evangelización depende de los clientes como ya hemos dicho, porque son los encargados de trasladar un mensaje positivo acerca de un restaurante que han visitado, sobre un par de zapatos a buen precio y de calidad realmente cómodos, hasta un mecánico o electricista de confianza.

¿Pero cómo lograr que un cliente tras vivir una interesante experiencia de compra tenga el impulso de compartirlo con sus amigos? Ese es el verdadero desafío.

Observar y escuchar a los clientes. ¿Cómo? A través de sus conversaciones y comentarios. Muchas empresas han llegado a crear o mejorar un producto sólo para adaptarlo a las necesidades de sus clientes que lo demandaban.

¿Y el momento de la recomendación? Ese momento llegará si la experiencia que vive el cliente es altamente satisfactoria. Es decir, hagamos bien nuestro trabajo, desde cuidar el producto, el trato, la presentación, todo en conjunto y generemos satisfacción. Sin ese primer mandamiento no habrá a nadie a quien evangelizar.

El fin no es sólo vender, en marketing es dejar huella en el cliente

Algunos negocios tienden a pensar en sí mismos, y sobre todo en la parte final del proceso de compra: la venta. Y puede sonar hasta coherente si no fuera porque una empresa necesita que sus clientes regresen y si puede ser con más clientes convencidos.

Si la página web o tus redes sociales están enfocadas a la venta sin más, estaremos perdiendo tiempo y dinero. Al cliente hay que motivarlo. No se trata de regalar nuestros productos o servicios, pero sí de ofrecer algo de utilidad. ¿Ejemplos?

  • Aplicaciones relacionadas con nuestro sector para facilitar no sólo la compra sino para regalar algo útil, que haga que nos relacione con una empresa que resuelve sus dudas. Por ejemplo, hay empresas dedicadas al vino que con su app te permite escanear una botella y adivinar su calidad.

  • Recetas sencillas y a la vez originales. Si lo tuyo es la comida y vendes ¿por qué no regalar un recetario? Recetas saludables para el verano, por ejemplo y tus ingredientes. Y algún aliciente más como llevar la compra a casa a un precio razonable.

Necesitamos algo más que un cliente. Un cliente fiel

Conseguir un cliente es muy complicado. Pero mantener uno al que le gusta no sólo nuestra marca sino hablar de ella es más sencillo. Tener un detalle con ese cliente que nos demuestra a través de sus comentarios en redes sociales lo satisfecho que está, es lo mínimo.

Practicar el engagement (compromiso) es obligatorio hoy día. Pero hay que hacerlo con ese cliente que demuestra y muestra un respeto y agradecimiento con nuestra empresa. No se trata de regalar productos al primero que nos dé un me gusta en una red social. Este evangelizador es alguien especial, y por ello, merece un trato ídem.

En Pymes y Autónomos|Facebook sigue con la ‘evangelización’ entre las pymes para hacer inevitable la publicidad

Imagen|Coffebeanworks

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos