Publicidad

¿Estás "quemado" en tu trabajo? Estos son algunos de los signos que lo evidencian

¿Estás "quemado" en tu trabajo? Estos son algunos de los signos que lo evidencian
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El síndrome del trabajador quemado es un fenómeno demasiado habitual en las empresas españolas. La elevada carga de trabajo que muchos empleados tienen que soportar unido a las interminables jornadas que impiden conciliar la vida familiar y laboral son algunas de las causas más frecuentes de estrés laboral.

Ahora bien, ¿sabemos reconocer este problema? ¿Cuáles son los síntomas que lo evidencian? Aprender a identificarlos puede ser tarea muy complicada, pero reconocer a tiempo que estamos quemados puede servir como aviso: todavía estamos a tiempo de reconducir la situación. En LifeHack.Org han recogido más de veinte.

Signos Psicológicos

  • Sensación de fracaso. Dudamos de todo pero, en especial, de nuestras capacidades.
  • Nos sentimos derrotados, incompetentes, sin ayuda posible.
  • Falta de interés y de actitud en lo que hacemos, no solo en el trabajo, sino también con nuestra familia y con nuestras aficiones.
  • Actitud negativa hacia la vida, impaciencia, crispación.
  • Sentir que todo se desmorona a nuestro alrededor, y no podemos hacer nada por evitarlo.
  • No sentir ninguna satisfacción por lo que hacemos, aunque esté bien hecho.
  • Episodios de pérdida de memoria cada vez más frecuentes y dificultad para centrarnos en algo tan sencillo como una conversación.
  • Sentirnos vacíos y con una distancia insalvable con el resto del mundo.
  • Trabajamos durante más horas pero obtenemos peores resultados.

Signos Físicos

  • Siempre estamos cansados; nos falta energía y vitalidad
  • Falta de apetito; desaparece el interés por mantener relaciones sexuales; insomnio.
  • No nos sentimos bien y nos aquejamos de un dolor desconocido, además de sufrir dolores de cabeza constantes, molestias en la espalda y en el cuello. El dolor muscular es generalizado.

Cambios en nuestro comportamiento

  • El absentismo laboral es cada vez más habitual. Llegamos tarde al trabajo como norma lo que provoca, en última instancia, nuestro despido.
  • Aumento del número e intensidad de los conflictos tanto con nuestros compañeros de trabajo como con nuestros familiares y amigos.
  • Falta de cuidado e higiene personal.
  • Tendencia cada vez mayor a aislarnos y recluirnos en nosotros mismos y falta de responsabilidad.
  • Abusamos del alcohol y otras sustancias nocivas para nuestro organismo.

En Pymes y Autónomos | El síndrome del asesor quemado y el desprecio hacia tu empresa Imagen | PDPics

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios