Compartir
Publicidad
Publicidad

El cliente monologista, ¿cómo hacer que te escuche?

El cliente monologista, ¿cómo hacer que te escuche?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Para mantener una conversación es neceario que ambas partes escuchen al otro y exista un mínimo grado de empatía para ponerse en lugar del otro. Muchas veces estamos hablando con un cliente y en el momento en el que interviene empieza a soltarnos una perorata en la que nos dadmos cuenta que no ha escuchado ni una sola palabra. Es el cliente monologista, no es gracioso como los que aparecen en la tele y no escuchará más que aquello que quiere oir.

Seguirá contanto su rollo y cuanto intentes intervenir simplemente te cortará. Es un monologista, no quiere feedback y muchas veces ni siquiera argumenta, solo suelta su rollo como un deshago. A pesar de todo es importante escuchar y esparar a que acabe.

Y este es el momento donde tenemos que tener muy bien hilada la argumentación para desmontar lo que está diciendo o defender lo que nosotros pretendíamos contar. El objetivo es que no pueda volver a replicarnos en forma de monónologo y lograr que empatice al menos en parte con nosotros.

En muchos casos simplemente no es posible. Entonces es el momento de poner fin a la conversación con este cliente. A veces simplemente no es el momento adecuado se seguir insistiendo. Podemos retomar el contacto otro día, abordarle en un momento en el que nos preste más atención.

En caso de que no lo consigamos la única opción es buscar otro interlocutor que sea nuestro aliado. A veces basta con hablar con otra persona de su organización para que sea él quien traslade esos mismos argumentos que a nosotros no nos escuchan, pero que de alguien más cercano son acatados sin rechistar.

En Pymes y Autónomos | Cómo presentar correctamente tu experiencia

Imagen | robinsonk26

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio